compartir en:

Por Joan M. Contreras

Quizá no lo sabías, pero el museo que sirve como prisión de fantasmas y demonios en las películas de “El Conjuro” es totalmente real.

 

A todos nos tomó por sorpresa la muerte de Lorraine Warren, investigadora de lo paranormal que se volvió famosa por los libros que escribió junto con su esposo, Ed Warren, quienes se dedicaron a documentar fenómenos sin explicación aparente durante toda su vida.

Muchos de estos casos sirvieron de inspiración para películas de horror como “El Conjuro”, “Terror en Amityville” y “Exorcismo en Connecticut”, siendo la primera un éxito total en taquilla, que posteriormente se convirtió en una franquicia, y que ha marcado la pauta en el cine de lo sobrenatural desde entonces.

Nota relacionada: Muere Lorraine Warren, la escritora que inspiró ‘El Conjuro’

El museo de lo oculto de los Warren

Es justamente en la serie de cintas de “El Conjuro”, que se muestra la existencia de un misterioso museo en el que los Warren guardan objetos supuestamente poseídos, recolectados en sus investigaciones, y que serviría como “prisión” de espíritus y demonios.
 


Algunos de los objetos "malditos" del Museo de lo Oculto de Ed y Lorraine Warren

Entre los objetos más perturbadores del museo se encuentran la famosa muñeca Anabelle, lápidas de niños que fueron usadas como altares en rituales satánicos, un órgano que toca melodías solo, crucifijos malditos, y hasta cabezas disecadas.

Pero ahora que sus guardianes han fallecido… ¿quién se encargará de resguardarlo?

La respuesta es sencilla: Tony Spera, esposo de la única hija de los Warren y actual director del museo, quien regularmente organiza charlas, paseos y eventos con esta temática.

¿Te atreverías a visitarlo?


Algunos objetos del Museo de lo Oculto de los Warren.

TAGS EN ESTA NOTA: