compartir en:

Notimex

“No es fácil ser ‘Rambo’. Soy ‘Rocky’ después del café y ‘Rambo’ antes del café y por las mañanas”, declaró Sylvester Stallone durante su visita a México como parte de la promoción de su más reciente película.

No es la primera vez que el astro de Hollywood visita el país y tampoco es la primera vez que se muestra amable y atento con los medios de comunicación. Con la buena actitud que le caracteriza, respondió a todas las preguntas y se dio el tiempo de bromear.

A lo largo de su trayectoria artística, que suma más de 50 años, Stallone ha interpretado personajes importantes, pero son “Rocky” y “Rambo” quienes lo han marcado en el Séptimo Arte y es así porque, en su opinión, son difíciles de hacer.

“Aunque no son súper humanos, tienen humildad en su interior. Son personas que empujan el dolor hacia atrás y eso tiene mucho que ver con nuestra vida. No es que la gente me admire como actor, es que ‘Rocky’ representa algo para las personas, es inspirador”.

En el caso de “Rambo”, comentó que su aspecto es distinto porque es un hombre al que desterraron, que vive solo y aislado. Es como el guerrero que protege y cuando termina su misión, ya nadie quiere que regrese a casa.

“Es como el niño perdido aunque es un hombre. Siento que estos dos personajes se enlazan a nosotros porque no son piezas de actuación, son más emotivas”, destacó en conferencia de prensa.

“Creo que los buenos actores tienen una marca única. Ellos pueden poner cosas a un lado y usarlas cuando las requieran. Eso es lo que hace que un actor sea distinto, es como un almacén de lo bueno y lo malo.

“Yo llegué con todo y uso lo que tengo en mi vida, uso mi fortaleza, pero muchas veces ésta sale cuando no debe salir y es un poco difícil, pero creo gracias a Dios, con ‘Rambo’ puedo usar esa otra parte de mí para expresarme en ciertos sectores”, aseguró el actor.

Stallone presentó "Rambo: Last Blood", la quinta película de la afamada saga. La define como una historia universal que puede suceder en cualquier región del mundo, pues retrata a una familia y ésta suele ser lo más importante para cualquier persona.

“John Rambo”, el personaje estelar que interpreta Sylvester Stallone, vive en un rancho de Arizona, pero cuando recibe la noticia de que su sobrina ha desaparecido, tras haber cruzado la frontera hacia México, decide ir en su búsqueda.

“Probablemente moriríamos por nuestra familia. La trama no se refiere a la guerra, ni a temas que hemos tocado en el pasado, es algo más personal, pues ‘Rambo’ finalmente tiene una familia”, resaltó el actor.

“Se dio cuenta que la guerra echó a perder su vida, que la desperdició por eso. De ahí que, en los últimos años se quiere ocupar de su familia y verla crecer. Pero esta ilusión cambiará cuando se presenta algo fuera de su control”, adelantó.

A 10 años de la anterior producción cinematográfica de la saga, se le observa a “Rambo” como una persona con secuelas de la guerra y con una condición mental que le crea mucho estrés tras la desaparición de “Gabrielle” (Yvette Monreal), por lo que regresará en el tiempo al no creer que su mundo actual comienza a triturarse.

FELICES LOS CUATRO

Aunque el largometraje parte de lo que sucede a una joven tras cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, el actor aclaró que no es una crítica con respecto a la relación entre ambas naciones, pues sólo se trata de exhibir un conflicto familiar.

Hizo énfasis en un aspecto que le gusta de "Rambo", pues lo ve como un personaje amable con las mujeres, se les acerca de una manera protectora y con eso mismo se identifica, pues es padre de tres mujeres (Sistine, Sophia y Scarlet) y acumula varios años al lado de su esposa Jennifer Flavin.

“’Rambo’ no existe sin mujeres, la vida no existe sin ellas, yo las procuro todos los días en casa; por lo tanto, no fue difícil ponerme en su lugar en el trato con ellas”, dijo el actor.

Stallone, quien en los últimos meses se ha vuelto asiduo a redes sociales como Instagram, pues le parece divertido presentar cosas chistosas a sus fans, recordó que cuando empezó a hacer películas hacía más uso de lo que se tenía a la mano y no de la tecnología.

Si bien, la tecnología ha facilitado la vida, y los rodajes cinematográficos, señaló que los actores también tienen que ensayar más a fin de ser precisos en las escenas que tienen detrás en un “green screen”.

“Con eso no hay realismo y tenemos que pretender que tenemos todo atrás. Lo intenté cuando trabajé con Robert Rodríguez. Él me decía: ‘disfruta, el monstruo está por venir, no tengas miedo, es enorme, tiene cien metros de alto y un lápiz en la mano’”.

“Cuando veo a los actores que deben creer en algo cuando no hay nada frente a ellos, es difícil”, señaló el protagonista de clásicos como "Rocky", "Cobra", "El Especialista" y "Asesinos", por citar algunos.

Fue en 1982 cuando "John Rambo" llegó al cine por primera vez a través del filme "Rambo: First Blood". Stallone reflexiona que son 37 años de historia y piensa en lo que hacen los guerreros cuando no están en batalla.

Entre risas platicó que siempre ha dicho que el filme que termina es el cierre de "Rambo", pero cuando menos lo imagina, ya está rodando la siguiente, así que preferiría no asegurar que esta es la última.

"Rambo: Last Blood" fue dirigida por Adrian Grunberg para retratar una nueva aventura del veterano de Vietnam experto en todas las técnicas de supervivencia en la guerra. Está basada en el libro "First Blood", del novelista David Morrell.

También con las actuaciones de Paz Vega, Adriana Barraza, Yvette Monreal, Óscar Jaenada y Joaquín Cosío, entre otros, se estrenará este 20 de septiembre en los cines de México.

TAGS EN ESTA NOTA: