Por Óscar reyes

Galardonada con el Premio Pulitzer en 1948, “Un tran­vía llamado deseo”, del es­critor Tennessee Williams, llega al Teatro Helénico con una adapta­ción mexicana, la cual estará del 3 de marzo al 30 de abril.

Esta dramaturgia es una de las obras más representativas de Es­tados Unidos en la década de los 40, ya que muestra el acontecer contemporáneo de la sociedad, que va de lo artístico y lo subli­me a un mundo primitivo, rudo y animalesco.

La puesta en escena cuenta con el talento de Mónica Dionne, como Blanche Dubois; Marcus Or­nellas, interpreta a Stanley Kowal­ski; María Aura, a Stella Dubois y Rodrigo Murray da vida a Harold Mitchell; así como Iona Weissberg y Aline de la Cruz como directo­ras de la obra.

“El tranvía representa mucho para mí como persona y como actor; es una obra que me fasci­na desde que empecé a estudiar actuación. Tennessee Williams es uno de mis autores favoritos; me interesan mucho sus personajes y la forma tan personal que ilustra sus obras”, dijó Ornellas

Retos de la puesta en escena

En su oportunidad, Rodrigo Mu­rray afirmó:

“Qué maravilla es tra­bajar en una obra que convoque a la juventud que nunca ha visto ‘Un tranvía llamado deseo’, ya po­drán venir a criticarla y también a nosotros como actores”, afirmó Rodrigo Murray.

En cuanto a la traducción, Ali­ne de la Cruz afirmó que trabajo en conjunto de Iona Weissberg para revisar el papel de Blanche Dubois, el cual fue el parteaguas para que la obra de Williams pu­diera adquirir diversas formas li­terarias, mientras que los demás personajes fueron más directos.

Asimismo, cuenta con la pro­ducción de Yoalli Malpica; la es­cenografía e iluminación están a cargo de Sergio Villegas y Emilio Martínez Zurita; así como la músi­ca de Mario Santos.

Agéndalo

  • Viernes a las 8:30; sábados 6:00 y 8:30 y los domingos 6:00 de la tarde.
  • Del 3 de marzo al 30 de abril
 
 
 
 
 
 
Responder
 
Reenviar
 

TAGS EN ESTA NOTA: