Por Francisco X. López

Peanuts, de Charles Monroe Schulz, no es sólo la tira cómica más exitosa de la historia, también representa uno de los logros artísticos más notables del siglo XX, en términos de consistencia cualitativa y longevidad, publicándose durante casi 50 años.

Schulz creció leyendo tiras como Skippy, Mickey Mouse y Popeye. Siempre supo que quería ser dibujante, y cuando un dibujo suyo apareció en la tira de ¡Aunque usted no lo crea!, decidió tomar un curso de dibujo por correspondencia.

Durante los años 20, los cómics experimentaron un gran cambio. Las páginas completas daban a los artistas espacio para reflejar los detalles y la sensibilidad art déco de la época, Sin embargo, a fines de la década de 1940 y 50, los editores promovieron un modelo minimalista, presionando a los dibujantes a reducir el tamaño de las tiras, minimizar los trazos y agudizar su humor para una audiencia cada vez más educada. El humor seco, intelectual y discreto de Schulz era perfecto para este nuevo estándar.

Debutó en 1947 con la serie Li'l Folks, que duró tres años y en la cual presentó versiones de Carlitos y Snoopy. Cuando la serie se canceló en 1950, presentó su trabajo al United Features Syndicate, quienes descubrieron que ya existía una tira llamada Little Folks, y para evitar problemas legales, cambiaron el título a Peanuts, inspirándose en el programa infantil Howdy Doody. El 2 de octubre se publicó la primera tira y para 1952 ya tenía su versión dominical a color.

Peanuts, era la única tira cómica donde el protagonista es infeliz; Charlie Brown, reinventó el arquetipo de el perdedor; a diferencia de otros niños en los cómics y la literatura infantil, no era un príncipe o un genio incomprendido, sino una figura irrelevante. No era malo en lo que hacía, pero tampoco particularmente bueno en nada. Durante los años 60, la serie se popularizó tremendamente, publicándose en 75 países y llegando a la televisión, teatro y cine. En 2015 se presentó la película animada y actualmente se puede ver la serie en Cartoon Network y la producción Snoopy in Space por Apple TV+.

La serie llegó a los cómics en 1960, a través de Dell. Posteriormente la retomaron Gold Key en 1963, Holt, Rinehart and Winston en 1976 y Boom Studios en 2011 que además publicó 12 tomos recopilatorios. La editorial Fantagraphics tiene una colección cronológica de 26 tomos en pasta dura: The Complete Peanuts.

La última tira dominical apareció el 13 de febrero de 2000. Schulz falleció un día antes de que esta se imprimiera, a causa de cáncer colorrectal. Había preparado varias tiras por adelantado a medida que su salud disminuía, pues no deseaba que alguién más dibujara sus personajes.

Durante su vida recibió honores y premios de todo tipo, incluido la Medalla de Honor del Congreso y una estrella en el Paseo de la Fama, además es parte del Salón de la Fama del Hockey Profesional; aunque el reconocimiento más grande es el de millones de lectores que a diario continúan leyendo su trabajo.

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México