compartir en:

México.-En medio de manifestaciones en todo el país, el Congreso del Estado de Nuevo León aprobó una reforma al artículo 1 de la Constitución local que plantea que el feto sea reconocido como un ser vivo desde el momento de su concepción.

Con 30 votos a favor, ocho en contra y dos abstenciones, el pleno aprobó el dictamen por el cual se podrá encarcelar a las mujeres que se practiquen un aborto.

Luego de la resolución por parte de los legisladores, en el recinto en que se llevaba a cabo la sesión se escuchó el festejo de los grupos conservadores y los lamantos de asociaciones frministas y mujeres a favor del aborto. 

El día de ayer la Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso del Estado, aceptó esta iniciativa, la cual fue propuesta en mayo de 2014 por el diputado panista, Francisco Treviño, sin embargo, permaneció congelada hasta marzo de 2019, cuando con siete votos a favor, cuatro abstenciones y cero en contra, fue aprobada.

Mujeres en distintos puntos del territorio nacional se proclamaron en contra de la reforma que representa un retroceso a los derechos humanos; fuera del Congreso local, colectivos, feministas y mujeres del estado exigieron a los legisladores no aprobar la ley que detiene su derecho a decidir.

En el lugar también se localizan grupos a favor de la llamada Ley Antiaborto, quienes con pancartas defienden la vida desde la concepción hasta la muerte natural. 

Por su parte, La Comisión de Derechos Humanos de Nuevo León (CEDH), hizo un llamado a los delegados para no autoricen la reforma constitucional, pues, consideró, se trata de un dictamen que “no es compatible con los parámetros de derechos humanos a los que se ha comprometido observar el Estado mexicano”.

TAGS EN ESTA NOTA: