Por Omar González

El acarreo no termina y la cuarta transformación ya está en proceso. Uno de los vicios más nocivos de los gobiernos priistas, se pone en evidencia, al parecer, por las huestes del nuevo gobierno que entrará en funciones el 1 de diciembre. 

Digo al parecer, porque no puedo confirmar que los cercanos al presidente electo Andrés Manuel López Obrador o a la próxima jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum haya orquestado o dado la orden de obligar a integrantes de la Sección Uno “Limpia y Transportes” del Sindicato Único de Trabajadores de la Ciudad de México, de participar en un mitin contra la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional en Texcoco, iniciada durante la administración de Enrique Peña Nieto. 

Lo cierto es que una de las propuestas de López Obrador más publicitadas en su campaña para la presidencia fue la de frenar estas obras y edificar el NAIM en la base aérea militar de Santa Lucía, ahora la decisión se la está dejando “al pueblo” en la consulta ciudadana que inicia este jueves 25 de octubre. 

Lo del acarreo me enteré en un artículo de Animal Político y me lo confirmó el señor Poncho, quien a diario barre en la colonia donde vivo y recoge la basura de mi domicilio. Extrañamente el martes no se le vio por la zona y hoy al preguntarle que le había pasado, me dijo: 

“Andaba aquí”, me muestra un video en su celular donde se aprecia que se encontraba en el Monumento a la Revolución para protestar contra las obras en Texcoco. 

“Me obligaron a ir, a todos los de la Sección Uno del Sindicato Único de Trabajadores, a protestar contra el aeropuerto en Texcoco. ¿Usted cree que lo vayan a echar pa’ atrás? Ya hay mucha lana invertida y trabajo hecho”, dijo Poncho en tono molesto. 

El trabajador de limpia agregó fue advertido que en la manifestación pasarían lista y si no estaba “pues me descuentan el día, así que tuve que ir”. 

El portal Animal Político ya había dado cuenta de este acto al señalar que sus reporteros constataron que a los asistentes les fueron repartidas cervezas, sombreros y tenían la línea de responder a los medios que eran originarios de Texcoco. 

“Yo ya voy de salida en esta vida. Nunca me subí a un avión y estoy seguro que jamás lo podré hacer, así que ¿por qué demonios me ponen a protestar contra un aeropuerto? A mí ni me perjudica ni me beneficia”, aseguró Poncho. 

Las palabras de este señor tienen mucho de razón. Si la consulta ciudadana realmente va a ser el reflejo “del pueblo”, en este, hay gran cantidad de personas que nunca han abordado un avión y, me atrevo a decir, que desconocen donde está ubicado el actual aeropuerto, dónde están los terrenos en Texcoco, así como los de Santa Lucía. 

Además, este tipo de acciones, de acarreos con amenazas, se prestan a conjeturas de que si la mayoría de “el pueblo” que vote en esta consulta también estará obligada a hacerlo por sus “caciques”, jefes o líderes sindicales. 

El 1 de julio los mexicanos votaron por el cambio, si Morena o AMLO están detrás de todo esto, la cuarta transformación será pan con lo mismo.

La rola

Hablando de borregos, les dejo esta rolita de Tijuana No...

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de omar.gonzalez

Omar González Zárate

Recuerdos, política y lo que surja.