compartir en:

Un estudio del Instituto Politecnico Nacional (IPN) reveló que la mitad de los accidentes registrados en junio de 2005 a diciembre de 2015 sucedió en horas pico.

Roberto Vladimir Ávalos, profesor de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE), Unidad Zacatenco, señaló que la tendencia de accidentes se incrementó 19.37 por ciento los viernes y, en contraste, los fines de semana disminuyó.

La Línea 1, que va de Indios Verdes a El Caminero, tuvo la mayor afluencia y el mayor número de accidentes, con 52.16 por ciento de éstos; seguida de la b, que corre de Tacubaya a Tepalcates y la 3, de Etiopía a Tenayuca, 18.03 por ciento.

No obstante, el estudio constató que la Línea 4, que va de Buenavista a San Lázaro y al Aeropuerto es una de las más complicadas, porque accede a la zona Centro de la ciudad, donde las avenidas son muy pequeñas y con gran afluencia de peatones.

Algo similar ocurre en los cruces de Balderas con Artículo 123 e Hidalgo y Reforma.

El proyecto con el que Ávalos Bravo obtuvo el título doctoral en Ingeniería por la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Zacatenco, identifica factores causales y propone soluciones para garantizar la eficiencia y movilidad de este transporte.

Entre las múltiples causas que pueden provocar accidentes, como atropellamientos o empujones a peatones y ciclistas, colisiones con automovilistas particulares o entre las mismas unidades del sistema, tienen que ver con el fallo humano, un error del conductor debido a aspectos físicos y cognitivos, como la falta de atención y fatiga.

Además, la impericia del chofer para efectuar de manera simultánea varias tareas complejas bajo extrema presión, sin contar que algunos cruceros carecen de señales adecuadas de incorporación, lo que dificulta la circulación para los automotores particulares.

La mayoría de los accidentes ocurren debido a fallas humanas.

El Metrobús es un modelo adoptado de lugares donde las condiciones viales están conformadas por cuadras y los trayectos son lineales, a diferencia de la capital del país, donde existe una expansión de vivienda y servicios hacia adentro, lo que compromete el tránsito y obliga a los conductores a hacer maniobras complejas.

De cumplirse la normatividad internacional de los Sistemas de Autobuses de Tránsito Rápido de los límites de velocidad e infraestructura, los accidentes podrían evitarse.

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: