compartir en:

Villahermosa.- Tras casi seis años en prisión, el exgobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo reapareció públicamente en una entrevista que concedió a una estación de radio en ese estado y aseguró que todas las acusaciones de peculado, desvío de recursos y del presunto quebranto financiero durante su administración fueron “una ficción” y “una venganza política” de su sucesor Arturo Núñez Jiménez. 

Nota recomendada: Estados Unidos notificó a UIF sobre transferencias millonarias a Medina Mora: AMLO

También conocido como “El señor de los zapatos”, tras una grabación que fue revelada en mayo de 2013 donde el exmandatario supuestamente aseguraba que tenía 400 pares de zapatos, 300 trajes y mil camisas,  precisó que no dejó en quiebra a Tabasco, aunque sí hubo problemas en el Sector Salud hacia el final de su gobierno en 2012. 

Indicó que, en aquel entonces, la nueva administración federal envió 700 millones de pesos para subsanar el pago a proveedores de salud y no hubo adeudos en materia de salarios a la burocracia. 

Manifestó que no asistió al relevo gubernamental del 31 de diciembre porque no se prestaría a un linchamiento público y fue algo acordado con el mandatario entrante, por lo cual dejó el estado el 30 de diciembre, al mediodía, una vez que se había finiquitado la entrega de la administración. 

Granier Melo, quien fue alcalde de Centro (Villahermosa) de 2001 a 2003 y gobernador de 2006 a 2012, expuso que Núñez Jiménez buscó una venganza política en su contra por razones que se remiten a mucho tiempo atrás, cuando no pudo ser gobernador en su primer intento y le hizo reclamos. 

Te puede interesar: Otorgan libertad absoluta a Andrés Granier, exgobernador de Tabasco

Pese a lo ocurrido, al final de su gobierno, apuntó que la administración que sí terminó en caos fue la del exgobernador, Arturo Núñez. Refirió que regresó a Tabasco y aunque hay ciudadanos que sí creen lo dicho en su contra por el gobierno que le sucedió, hay gente que lo conoce y sabe que su conducta fue recta, “y por eso doy la cara”. 

Del tiempo que permaneció recluido, la mayor parte en la Torre de Tepepan, comentó que vivió un infierno aunque mucha gente no lo cree así, “no la pasé muy bien, pero soy gente de fe”, expresó. 

Andrés Granier Melo fue gobernador de Tabasco entre 2007 y 2012. En junio de 2013, la PGR lo acusó por la presunta evasión de 2 millones 156 mil pesos, ingresos que el exmandatario no declaró en 2009.  

Fue detenido a solicitud de la fiscalía de Tabasco que lo investigaba por el presunto desvío de mil 900 millones de pesos destinados a programas sociales.

El pasado 8 de mayo, un juez federal otorgó libertad a Granier Melo, quien pasó cinco años preso en el Reclusorio de Tepepan y varios meses en arresto domiciliario.

TAGS EN ESTA NOTA: