compartir en:

El país está cerca de lograr tasa de reemplazo poblacional; se cuenta con estrategia para reducir tasa de fecundidad de las adolescentes, afirma

 

México está cerca de lograr la llamada “tasa de reemplazo”, es decir, que cada mujer o pareja tenga en promedio dos hijos”, destacó el vocero del gobierno de la República, Eduardo Sánchez.

Durante una conferencia de prensa conjunta con la secretaria General del Consejo Nacional de Población (Conapo), Patricia Chemor Ruiz, el funcionario indicó que según la encuesta intercensal 2015 del Inegi, 18 por ciento de la población corresponde a adolescentes de entre 10 y 19 años de edad, cuando en 1970 representó sólo 11.4 por ciento de los mexicanos.

“Como producto de esta transformación, los embarazos en la adolescencia presentaron un incremento de 10.8 por ciento desde 2010. Esto es muy grave”, dijo, por lo que en 2015 se implementó la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes.

De acuerdo con el vocero del gobierno federal, "este plan tiene el objetivo de reducir en 50 por ciento la tasa de fecundidad de las adolescentes entre 15 y 19 años y erradicar embarazos en niñas menores de 14 años, en congruencia con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas”.

Lograr esa meta, aseveró, “será responsabilidad de las administraciones subsecuentes. Sin embargo, en los últimos años se han logrado avances que facilitarán el logro de este objetivo”.

También puso como ejemplo que hoy las mujeres en edad fértil permanecen 8.9 años en la escuela, es decir, casi terminando la secundaria, mientras que en 1990 solo concluían la primaria.

Esto, resaltó, ha facilitado que más mujeres puedan insertarse en el mercado laboral, y refirió que en 1990 sólo 20 por ciento de ellas participaba en las actividades económicas remuneradas, mientras que en 2018 representan prácticamente la mitad.

El también coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República señaló que “de igual forma, la planeación y espaciamiento de los embarazos ha contribuido a evitar muertes infantiles y maternas”.

TAGS EN ESTA NOTA: