Por Moris Beracha

En época de pandemia no todos pierden, algunos ganan. Y en esta oportunidad todos los que están involucrados con la tecnología y digitalización han sido, sin duda alguna, los que más beneficios han percibido como resultado del confinamiento al cual se ha visto sometida la mayor parte de la población para evitar el contagio.

Se ha hablado insistentemente de que los millonarios dedicados a empresas tecnológicas han incrementado exponencialmente su fortuna. También las compañías que tienen su foco de acción en las telecomunicaciones y en plataformas de televisión digital y streaming se han visto sumamente favorecidas.

Otro de los que de los sectores que ha experimentado un crecimiento notable durante la pandemia del COVID-19 ha sido precisamente el comercio electrónico.

Con respecto a 2019, los pagos electrónicos registraron un monumental salto, al incrementarse 130%, de acuerdo con el informe presentado por Mercado Pago, la plataforma de pagos de Mercado Libre, en el cual se refieren al impacto de la crisis sanitaria en ese segmento.

Según la plataforma PayU, durante el primer semestre de 2020 se registró un importante aumento del e-commerce en Perú (131%), Brasil y México (108%), Chile (103%), Colombia (56%) y Argentina (52%), al compararlo con similar periodo de 2019.

De igual manera, otros estudios han puesto de relieve la importancia que ha adquirido el segmento de compras electrónicas y como de forma abrupta los clientes, motivados por la imposibilidad que tienen de ir directamente a los centros de consumo a adquirir los productos y servicios necesarios, se han volcado en masa a las compras electrónicas.

El e-commerce venía mostrando un crecimiento discreto en las economías latinoamericanas, pero no fue sino a partir de la irrupción de la pandemia que fueron dejadas atrás las dudas y la desconfianza. Antes solo los jóvenes disfrutaban de las compras en línea. Ahora, no existe edad para comprar.

Así que cuáles son las perspectivas para lo que resta de año. Los negocios que han desarrollado sistemas de pago electrónicos continuarán expandiéndose. Ya las personas comprobaron los beneficios que subyacen en las compras desde la comodidad del hogar. Seguridad es la palabra que se impone y el e-commerce es un mecanismo de pago que ofrece altos estándares de seguridad, tanto física como transaccionalmente hablando. A ello se suma, el ahorro considerable en tiempo.

Estamos ante una nueva realidad en compras… Y las empresas tienen que moldearse para satisfacer la demanda de estos servicios en sus clientes, sino corren el riesgo de quedarse atrás.

Imagen de moris.baracha

Moris Beracha

Experto en Gestión de Activos de Inversión, criptomonedas, private equity, finanzas y economía mundial.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México