compartir en:

Ciudad de México.- Universitarios contra Águilas es uno de los duelos más intensos  del futbol mexicano.

Hay quienes lo catalogan como clásico y otros  lo  dejan  sólo  en un derbi capitalino, pero lo único que no está en discusión es que Pumas y América tienen una de las rivalidades más fuertes de la Liga MX.

En el mismo nivel de pasión están los clásicos Nacional, Regio, Tapatío y Joven, es difícil elegir cuál es el más intenso, porque el debate está abierto entre futbolistas, exjugadores, técnicos medios de comunicación y aficionados. No se ponen de acuerdo,  en lo único que la mayoría coincide es en la importancia superior que tiene el América vs Chivas.

Tres finales respaldan los duelos entre auriazules y azulcremas, un enfrentamiento que se alimenta desde las escuelas de futbol de ambos clubes hasta llegar a Fuerzas Básicas. Los jugadores que viven todo el proceso llegan al profesionalismo  con  un  odio  deportivo hacia el contrincante.

En la actualidad, ningún otro enfrentamiento conserva la raíz por  la que se generó la animadversión mutua, en el partido de este  domingo en CU está garantizado un choque de ideologías, el equipo que representa a los estudiantes de una universidad  pública como la UNAM, contra  el  que  pertenece  a  la  televisora  más  poderosa del país: Televisa.

Para  muestra  su  última  adquisición,  las  Águilas  regresaron  a  México  procedente  del Benfica  de  Portugal  a  Nicolás Castillo,  el  último  goleador  de los  felinos,  quien  volverá  al  Estadio Olímpico Universitario enfundado con la camiseta del acérrimo rival, aquel al que atacó cuando  vestía  de  auriazul. 

Aunque  se  espera  que  el  chileno inicie en la banca. En el  ámbito  estrictamente deportivo, los dirigidos por Bruno Marioni han fallado en su categoría de equipo grande y ante América se han  comportado  como  ‘gatitos’,  con  una  racha de once  partidos  sin  ganarle;  la  última  victoria  fue  un  3-0 en el Estadio  Azteca,  en  la  semifinal del Apertura 2015.

La  rivalidad dispareja   se torna en una exageración con las  dos  últimas eliminaciones en liguillas consecutivas en 2018, en  las  que  los  de  Coapa le pusieron  una  arrastrada a los del Pedregal,  en  el  Claysura con un global 6-2 y en el Apertura  la  humillación  aumentó  a  7-2,  luego  de  un  empate  1-1  en  CU;  para  la  vuelta en el Coloso de Santa  Úrsula, las Águilas   aplastaron 6-1 a Pumas, con seis anotadores diferentes y nada  más  faltó que metiera gol el utilero.

La  mesa  está  puesta  para una revancha, al Club Universidad le urge el desquite y un triunfo  que  le  regrese a la competencia  por  puestos  de liguilla,  pero  los  azulcremas necesitan resarcir  la goleada que les propinó León  en  la jornada 6 y saben que tienen posibilidades al visitar a uno de sus mejores clientes.

Por José Luis Rivera Soltero | @jlgoooya

 

TAGS EN ESTA NOTA: