compartir en:

CIUDAD DE MÉXICO.- América y Cruz Azul se enfrentaron en el primer episodio de una final que tenía gran expectativa pero que terminó por decepcionar en el juego de ida, con dos equipos que se preocuparon por defender y empataron 0-0.

Se esperaba que fuera una final cerrada, pero con intensidad, sin embargo, lo que ofrecieron las escuadras capitalinas fue un partido que pudiera ser de pretemporada, porque el espectáculo lo dejaron en el vestidor.

La Máquina bajó su rendimiento en la liguilla, pero con el sueño por terminar con la racha de los 21 años sin título, se esperaba más de los celestes, pero se dedicaron a defender, aunque por poco ganan con una jugada de Méndez en tiempo de compensación.

Por su parte, las Águilas quedaron a deber, en especial tras la goleada que le propinaron a Pumas en la semifinal, pero al parecer se le terminaron las anotaciones.

“Siempre le roban al América”, ¿Qué no era al revés? Al minuto 7 Igor Lichnovsky le dio una patada en el área a Bruno Valdez, en un claro penal que el árbitro Fernando Guerrero no vio y el VAR no hizo su aparición.

En la siguiente jugada, Julio Domínguez remató de cabeza y cuando parecía que cantábamos el primer gol del partido, Agustín Marchesín voló como águila y salvó a su escuadra con la atajada de la temporada.

En los primeros minutos del complemento, Roger Martínez desbordó a Elías Hernández y mandó un pase lateral al centro del área, que remató Mateus Uribe directo a donde se encontraba Jesús Corona, quien se encontró la pelota y evitó el gol de las Águilas.

Como se esperaba, el partido fue ríspido y en un balón por aire, Igor Lichnovsky chocó con Mateus Uribe y el colombiano sacó la peor parte, al caer mal y se le dobló la rodilla, lo que provocó su salida en el ‘carrito de las desgracias’.

En tiempo de compensación Édgar Méndez dejó ir la más clara del partido, tras un pase de Cauteruccio, se quedó solo frente a Marchesín y disparó al poste en un error que le puede costar el campeonato a Cruz Azul.

TAGS EN ESTA NOTA: