México.-Luego de la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que hubo discrepancias con el secretario, particularmente en el Plan Nacional de Desarrollo y en el manejo de la Banca de Desarrollo.

“Tuvimos diferencias en el plan de desarrollo, era una concepción en la inercia de lo neoliberal”, detalló el primer mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

Añadió que el exfuncionario tuvo diferencias con el jefe de la oficina de Presidencia de la República, Alfonso Romo, con German Martínez Cázares, extitular del IMSS, y con Margarita Ríos-Farjat, directora del SAT, quienes serían algunos de los personajes que mencionó en su carta de dimisión.

“También hubo discrepancias en la Banca de Desarrollo, yo le encargué a Alfonso Romo que ayudara en la coordinación para el funcionamiento de éste y no había en esto acuerdo, había diferencias notorias entre ellos”, señaló.

López Obrador reiteró su compromiso de cambiar la política económica de México, e indicó que los cambios no se detendrán, por lo que puede haber otras renuncias en su gabinete, ya que hay puntos de vista diferentes, discrepancias, “pero nada para rasgarse las vestiduras”.

ACV 

TAGS EN ESTA NOTA: