compartir en:

Por Maricela de la Cruz

Magia es lo que desprende André Rieu en cada nota; su estilo y pasión han hecho que su música traspase fronteras. La sensibilidad y habilidad en el violín lo han caracterizado, por lo que se ha ganado, aunque él no se considere así, el título de El Rey del Vals.

Originario de Maastricht, Holanda, Rieu mostró desde pequeño su atracción por el violín, instrumento que cataloga como su gran pasión y que aprendió a tocar desde los cinco años.

Su padre fue director de orquesta, así que desde su niñez se vio influenciado por el sonido proveniente de los instrumentos musicales; siempre soñó con ser músico y desde 1978 lo cumplió profesionalmente al crear la Orquesta de Salón de Maastricht; en ese año también fue parte de la Orquesta Sinfónica de Limburg.

Su talento lo ha hecho presentarse en los escenarios más importantes del mundo: Alemania, Ámsterdam, Japón y Estados Unidos son algunos de los países que han podido deleitarse con las interpretaciones del artista. Este mes, André Rieu regresa a México para complacer a todo su público durante su tercera visita al país azteca.

AMOR SINCERO 

“México es un país que me emocionó desde la primera vez que tuve la oportunidad de venir; la gente es muy cálida y expresiva. Siempre que pueda regresaré a ese hermoso país. Me gustaría ir más seguido, pero tengo una gira muy extensa y todos los miembros de la orquesta tenemos familia y me gusta que puedan disfrutar también de sus vidas con ellos”, aseguró Rieu.

Desde 2015, el artista no se presentaba en un recinto mexicano; sin embargo, ahora está listo para deleitar con lo mejor de su repertorio en el Auditorio Nacional, desde el 20 hasta el 25 de marzo, en una serie de conciertos que incluirán un programa completamente nuevo con una diversidad de temas que abarcarán ópera, operetta y valses; así como melodías clásicas de los años 20 y 30 y música de películas, pero el toque especial será cuando Rieu y su Orquesta Johann Strauss interpreten melodías emblemáticas de nuestro país; el artista aún recuerda la primera ocasión en que tocó “Cielito lindo” ante sus fans mexicanos:

“Nunca olvidaré la primera vez que vine y toqué ‘Cielito lindo’; escuchar a 10 mil personas cantar unidos fue muy emocionante”, expresó.

A través de sus seis conciertos, el holandés afirma que sorprenderá, ya que no está acostumbrado a ofrecer dos recitales iguales, por lo que su público puede tener la seguridad de que cada presentación es única; el factor sorpresa es parte de sus shows.

“Disfruto mucho de la gente de México; son un público grandioso que tiene mucha energía y una calidez única en el mundo. Siempre escucharlos cantar con la orquesta y mirar sus sonrisas desde el escenario me hace muy feliz”, confesó el artista.

SOLIDARIDAD CON EL PAÍS

Los conciertos que ofrecerá el violinista en el Coloso de Reforma son las presentaciones que repondrá de los shows que tenía programados en septiembre del año pasado, pero que debido al sismo de 7.2 grados Richter que azotó a la capital decidió solidarizarse con el pueblo mexicano y respetar el momento de luto.

“Cuando llegamos a México, mi orquesta y yo quedamos profundamente conmocionados y entristecidos por la terrible tragedia que azotó al país; en específico a la Ciudad de México. Nuestros corazones están con las víctimas y sus familiares; con el corazón roto regresamos a casa”, expresó el artista después de la tragedia que se vivió.

Ahora que el tiempo ha pasado, Rieu asegura que la música tiene el poder de hacer olvidar las penas por un rato y llenar los corazones de alegría, por lo que pretende ser un distractor para los mexicanos en estos tiempos en los que la violencia también está presente.

Con información de Westwood Entertainment

TAGS EN ESTA NOTA: