compartir en:

 

Monterrey, Nuevo León.- El secretario General del Gobierno de Nuevo León, Manuel González, anunció el cierre del Penal del Topo Chico para 2020 y la ampliación de los inmuebles ubicados en los municipios de Apodaca y Cadereyta para hacer frente al traslado de reos.

El cierre del Penal del Topo Chico se debe a que es ineficaz y nulo en el objetivo de lograr la reinserción social de los internos que cumplen condenas ahí.

Un penal que tiene 80 años sirviendo, que dejó de ser eficaz y dejó de ser el lugar donde podríamos lograr la reinserción de los reos recluidos”, indicó Manuel González durante la glosa del Tercer Informe de Gobierno.

González hizo público el proyecto penitenciario que se estima tenga un costo de mil 900 millones de pesos, luego de señalamientos respecto a la violencia registrada en el último año en las penitenciarías estatales.

Se están construyendo en este momento las 350 celdas del penal de Apodaca y el planteamiento al señor Presidente electo, su respuesta fue del apoyo para las siguientes 350 celdas en Cadereyta; esto nos permite reubicar a los reclusos allá del 2020 cuando estén terminadas”, dijo.

El secretario de Gobierno apuntó que con estas acciones se podrá reacomodar a todas las personas recluidas en los tres penales y establecer una “inteligencia penitenciaria”.

“La inteligencia penitenciaria y la inclusión de los proyectos de Compstat, también dentro del sistema penitenciario; el apoyo de la embajada norteamericana en el proyecto Mérida para los penales, la certificación de los penales y por supuesto la profesionalización de los siete servicios que se prestan en los penales”, destacó.

Cabe recordar que en una visita realizada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) al penal en 2014 concluyó que tiene insuficiencia de custodios, sobrepoblación, así como hacinamiento de internos.
 

TAGS EN ESTA NOTA: