Por: Aranxa Albarrán Solleiro 

Confesiones de turista 

De la inspiración de los paisajes de Veracruz, un Oaxaqueño se decidió a recrear sus evocaciones del hábitat delicado y pacífico de lagartos, sapos y unos cuantos cangrejos, lo curioso es que el mexicano con grandes dones sembrados por algún Dios del arte, lo hizo en el sitio donde Diego Montemayor en 1596 fundó uno de las ciudades más importantes de la República, ubicada a 1353 kilómetros de distancia de su natal Juchitán, por supuesto, les hablo de Monterrey, el sitio que es resguardado por el cerro de la silla y un inmenso cielo que parece eternamente soleado.

Mi admiración por Francisco Toledo inicia desde hace varios años atrás, su fallecimiento el 5 de septiembre me invadió de nostalgia, pocos artistas se han entregado con tanto amor por el arte, Toledo como bien lo dijo Graciela Iturbide, “era como un mago, lo que tocaba lo hacía maravilloso”. La paciencia, la suavidad y la delicadeza con la que creaba emite en todo momento una inspiración infinita, sus obras tienen la capacidad de penetrar profundamente los sentidos, su emoción aún él estando ausente, es palpable y cala, fuerte y poderoso.

Monterrey, un destino con una historia extraordinaria, con raíces españolas a las cuales de manera insoslayable le hace honores en todos los sentidos, con una riqueza cultural y gastronómica que ha provocado el desplazamiento efusivo de miles de personas alrededor del mundo. El sitio no solo es conocido por sus cortes de carne de calidad o su cabrito asado, sino por su fuerte solidez en cuanto a economía, siendo la tercera ciudad con retención de inversiones. Sus edificios de más de 10 pisos, sus más de 200 agencias automovilísticas, sus constantes y a veces esporádicos casinos que aparecen sorpresivamente en las avenidas, indican indudablemente su fortaleza monetaria. No obstante, eso lo ha colocado como una de las ciudades más visitadas del país, recibiendo a más de 2 millones de turistas en lo que va del año por su turismo de negocios.

Yo por otro lado, tenía una ansiedad incontrolable de pisar el territorio regio, salir corriendo y quedarme prácticamente varada por más de una hora frente a “La Lagartera” del fenomenal Francisco Toledo, mi mejor amigo me había comentado de la escultura sabiendo que visitaría la ciudad. Lo hice, tomé mi mapa, investigué cómo llegar y después de pasar por trayectos desconocidos, llegué no solo a la magnífica obra de arte, sino al Paseo Santa Lucía que viene siendo ante mis ojos un espacio excepcional, rodeado de tres museos, uno de arte, uno de historia de México y otro de dulce artesanal. Un solo día no es suficiente para ninguno, Rubens por un lado, Mesoamérica y la conquista por el otro y el impetuoso sabor del dulce mexicano en otro, después de eso lo entendí todo, Toledo necesitaba rodearse de magia artística para plasmar perfectamente lo que sus manos le suplicaban crear.

Un año le tomó para culminarla, dos lagartos gigantes sobre lo que simula una laguna, más de diez lagartos medianos y pequeños saliendo de un bonito oleaje, ranas y sapos fervorosos por estar a las orillas para tomar el sol, cangrejos trepando barreras acuáticas y sobre de ellos, un grupo infaltable de palomas que lo han adoptado como punto de reunión. Mis emociones se multiplicaron en los 24 metros de largo y los tres de altura que tiene el trabajo artístico. Sentí al escultor en cada paso que di al rodearla, se sentó a mi lado en las gradas que colocaron alrededor y me contó anécdotas de lo que para él fue crecer en aquel lugarcito de Veracruz.

60 toneladas no bastan para mostrar la grandeza de un fascinante artista como él, sin embargo se acerca un poco y los que tienen la dicha de admirarla, espero sientan con cada poro lo que yo al estar frente a ella. Desde hace 10 años es propiedad de mis amigos descendientes de Don Gaspar de Zuñiga , conde de Monterrey en el siglo XVI. Ciudad que sufrió fuertes daños durante los días revolucionarios pero que hoy en día es una de las más fuertes de México, de lo cual Toledo aseguró en cada gota que derramó al hacer tan magistral escultura.

Nos comentamos en Instagram: @arasolleiro, Twitter: @aranx_solleiro, [email protected] y https://everywherematters.blogspot.com/

Imagen de aranxa.albarran

aranxa.albarran


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México