compartir en:

México.- En esta semana se registraron dos asesinatos a defensores de los derechos indígenas, uno ocurrió en Chihuahua y el otro en Oaxaca.

El primer ocurrió la noche del pasado 24 de octubre en el municipio Guadalupe y Calvo en Chihuahua; el activista indígena rarámuri Julián Carrillo fue perseguido por desconocidos cuyo único objetivo fue el de abatir al defensor de la tierra y territorio en la comunidad Coloradas de la Virgen.

La familia de Carrillo siempre ha estado amenazada, pues en 2016 asesinaron a su hijo Víctor; en marzo de 2017 mataron a su sobrino Alberto Quiñones; el 30 de julio de ese mismo año, su otro sobrino, Guadalupe Carrillo, fue ultimado; y el más reciente fue el homicidio de su yerno, Francisco Chaparro, el 1 de julio de 2018.

La muerte de Julián fue condenada por el grupo Amnistía Internacional, denunciaron que este asesinato sólo corroboraba la falta de interés y protección estatal a defensores de derechos humanos en comunidades indígenas de la Sierra Tarahumara en Chihuahua.

El segundo caso fue el de Noel Castillo Aguilar, un oaxaqueño que militaba en el Comité de Defensa de los Derechos Indígenas. A él, los asesinaron el pasado 25 de octubre alrededor de las 13:00 horas en el municipio de Santiago Astata.

Castillo iba al interior de su taxi y se dirigía a su casa cuando un grupo lo interceptó y lo asesinó a balazos.

“Con la rabia que nos invade, hacemos público el asesinato del compañero Noel Castillo Aguilar, de 44 años, integrante del CODEDI. El compañero se dirigía a su hogar cuando fue interceptado en dicho lugar y asesinado a balazos. Este crimen es claramente de carácter político toda vez que él era integrante del grupo local del CODEDI que está en la legítima defensa de la lucha por la defensa de sus playas y territorio en la región”, señaló la CODEDI.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: