Gabriela Gómez Cervantes, de 26 años, llegaba de Xalatlaco, Estado de México, para atender su puesto de comida que estaba ubicado a un lado del Auditorio en Polanco, cuando recibió un impacto de bala que la mató.

La joven se turnaba con sus otros cuatro hermanos para atender el negocio de la familia, el día que falleció se encontraba en el asiento de copiloto en un Aveo blanco conducido por su esposo José García Soto y su hermana Tania (quien también resultó herida), el pasado 26 de junio en Lomas de Chapultepec, Ciudad de México.

Despedida…

En Xalatlalco, su pueblo natal, amigos y familiares despiden a Gabriela, una víctima más de la violencia en México.

La emotiva despedida tuvo lugar en su domicilio, situado en la comunidad de Potrero, lugar en el que se realizó una ceremonia cristiana para darle el último adiós.

Nota recomendada: PAN pide a AMLO dejar los 'abrazos, no balazos' y actuar firme contra el crimen

A la despedida acudieron personas cercanas, vecinos. Las mujeres ataviadas con un velo y los niños con panderos y Biblia pedían por el alma de la joven, quien tenía dos hijas de nueve y cuatro años.

Policías municipales y personal de Protección Civil se dio cita en el lugar para repartir cubrebocas y gel antibacterial a las cerca de 60 personas.

TAGS EN ESTA NOTA: