compartir en:

Por Carlos Meraz

Su nombre Atma, proviene del sánscrito ātman, que significa “esencia, aliento, ego o alma” y su sonido es la materialización de lo análogo con lo digital, en una una propuesta auditiva que terminó en un matrimonio feliz.

El pasado 5 de julio, el cuarteto capitalino presentó su primer álbum homónimo en el Caradura, de la Condesa.

Atma —compuesto por Güido Laris, Jonathan Molina, Carlos Oceguera y Leo López— es una oferta synth-pop, sin inhibiciones donde
igual se aglutina rock, new wave y hasta disco.

“Tenemos un sonido digital actual, con toques de ochentero, donde igual se escucha el sintetizador Moog análogo, el Rolls-Royce de los teclados, con otro más moderno que tiene programada una interfase.

“Incluso tenemos una canción con guitarra flamenca, ‘Dejar de respirar’, con una interfase con sonidos programados. Nuestra base es electrónica, pero también tenemos temas más orientados al rock y hasta la música disco, como es el caso de ’Escarlata’ y hasta un trap en ‘Solo’”, afirmó el tecladisrta Jonathan.

MÚSICA PARA TUS OJOS

La experiencia en directo de Atma va más allá de lo auditivo, ya que la banda en su puesta en escena se apoya en lo visual.

“Nuestro show está apoyado por visuales sincronizados con lo que tocamos. cada canción tiene su propia experiencia visual, creando atmósferas interpersonales. Grabamos lo que nos gustaría escuchar y actuamos en lo que nos gustaría ver en un show”, explicó.

Sus próximas presentaciones son el 23 de agosto, en el Foro Escénico 330, en Pachuca De Soto, Hidalgo; el 24 del mismo mes en el Beat 803, de Puebla; el 27 de septiembre, en el Amsterdam Spot, en Guadalupe, Zacatecas y el 28 en la Sala Madero, de Aguascalientes.

TAGS EN ESTA NOTA: