compartir en:

Los socceros usaron lentes antifatiga en su vuelo de 22 horas de Honduras a Sidney e incluso fueron acusados de usar un dron para espiar el entrenamiento de sus rivales

Después del empate sin goles ante Honduras en el partido de ida del repechaje intercontinental para la Copa del Mundo de Rusia 2018, la Selección de Australia viajó de regreso y sin escalas de San Pedro Sula a Sidney para el compromiso de vuelta con la mejor tecnología en su avión.

A diferencia de los hondureños, quienes tuvieron que hacer escala en Los Ángeles, EU, los socceros volaron directo en un avión charter  Airbus A3330 de Quantas con capacidad para 300 personas, pero en el que sólo abordaron 50 pasajeros entre jugadores y cuerpo técnico.

Entre los lujos con los que contaba el avión están unos lentes antifatiga con luz para ayudarlos a mantenerse despiertos y otros oscuros para obligarlos a dormir debido a que el viaje duró aproximadamente 22 horas.

El Airbus A3330 de Quantas también tenía camas para masajes y una sala para que el entrenador y sus ayudantes revisaran en video jugadas de los catrachos.

Honduras acusa espionaje con dron

La Federación de Futbol de Honduras denunció a través de un video publicado en su cuenta de Twitter que Australia espió con un dron su entrenamiento de el ANZ Stadiuam de Sidney.

(igc)