compartir en:

Madrid.- El cuadro blanco tuvo más llegadas a la portería blaugrana pero no logró reflejarlas en el marcador.

Barcelona le aplicó una humillación más a Real Madrid y dejó tendido en su campo al acérrimo rival, que se mostró voluntarioso, pero falló varias opciones, en cambio, los catalanes fueron contundentes y se quedaron con la goleada.

Por los blancos Vinicius quiso cargar con el equipo, era un vendaval, pero de nada sirve el desborde hasta la última línea si no se culmina con el balón en las redes, que en algunas ocasiones no entró por falta de puntería y en un par, Ter Stegen fue el héroe que mantuvo a los blaugrana en el juego.

Barcelona

Messi cumplió, pero los que se llevaron la tarde en la ofensiva visitante fueron Dembélé, con un par de asistencias, y Luis Suárez, con un par de goles para el 3-0 que les dio el pase a la final de la Copa del Rey.

A los 15 minutos Semedo derribó a Vinicius en el área, pero tras la revisión del VAR se determinó que no había infracción, en una decisión en la que se prefirió evitar la polémica, en especial luego de la ayuda al Madrid en la última jornada, donde venció al Levante con un penal inexistente.

Vinicius tuvo un par de arribos de peligro, primero con un disparo por encima del travesaño y después generó una jugada dentro del área, pero estrelló su remate en Gerard Piqué, cuando tenía a Lucas Vázquez a un lado.

El brasileño continuó hecho una bala y al 36’ recibió un pase filtrado, ingresó al área y Piqué con una barrida le tapó, pero en el rebote vio solo a Benzema y lo habilitó, pero Ter Stegen le atajó el remate al delantero francés.

Barcelona

Un minuto después Vinicius se apuntó la peor pifia del clásico español, tras quedar solo en el área chica y mandar su disparo a la fila 25 de la tribuna del Bernabéu, que estaba enardecido ante el dominio de su equipo, pero sin reflejar la superioridad en el marcador.

En el inicio del complemento Barcelona hizo efectiva su primera llegada en un desborde de Dembélé en el que lanzó un centro para Luis Suárez, que cerró la pinza y se anticipó a Sergio Ramos para mandar el balón a la red.

Los merengues intentaron reaccionar, pero Ter Stegen realizó una atajada más al salvar un cabezazo de Reguilón.

Un contragolpe catalán llegó a los pies de Dembélé, quien intentó otro pase lateral para Suárez, pero Varane metió la pierna para intentar cortar el envío y metió la pelota en su portería, para el 2-0 que terminaba las aspiraciones madridistas, que requerían tres anotaciones en 20 minutos para avanzar a la final.

Un minuto después se marcó un penal para Barcelona y Luis Suárez lo marcó a lo ‘Panenka’ para darle forma a la goleada sobre un club blanco que no había hecho mal juego, pero que se derrumbó ante la contundencia azulgrana.

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: