Italia.- El estreno de Quique Setién en Champions fue “agrio” luego de que el conjunto napolitano jugó muy concentrado y evitó que Messi y compañía pudieran finiquitar la serie.

La cancha de San Paolo fue testigo del 1-1 que protagonizaron Nápoles y Barcelona, en su duelo de ida de los octavos de final de la Champions League.

Desde que comenzó el partido el Barcelona no se vio a gusto en el campo, pues en diversas ocasiones los napolitanos le robaron el balón y en una de esas descolgadas, Dries Mertens sacó un potente tiro con su pierna derecha que dejó sin oportunidad de detener a Marc-André ter Stegen y evitar el primero en su contra justo cuando el partido llegaba al minuto 30.

Para la parte complementaria, el Barcelona cambió de chip y se fue con todo su poderío para encontrar el tanto del empate. La anotación se dio al 57’ luego de que Nélson Semedo asistió por la banda derecha a Antoine Griezmann, quien frente al portero, prendió un gran disparo que se fue a incrustar en el lado superior derecho de la portería que custodiaba Ospina.

En la recta final del partido, Arturo Vidal se fue expulsado del cotejo por una dura entrada que realizó y pese a que los napolitanos jugaron con un hombre de más los cinco minutos finales del cotejo, no pudieron incrementar el marcador y ahora llegarán al Camp Nou con un poco de presión, ya que si desean pasar de ronda en el torneo europeo deberán de conseguir el triunfo a cualquier costa.        

Obs

TAGS EN ESTA NOTA: