Blog de jose.meraz

share

Por Carlos Meraz

“Las barreras mentales por lo general perviven por más tiempo que las de hormigón”, Willy Brandt.

share

Por Carlos Meraz

“Mis retratos dicen más de mí, que sobre la gente a la que fotografío”, Richard Avedon.

Su humor es tan certero y oportuno como los clicks de su cámara fotográfica, Fernando Aceves tiene timing no sólo para captar imágenes, que como radiografía describen al músico in situ, sino también para bromear acerca de un mundo que conoce muy bien tanto arriba como abajo del escenario: la música. 

share

Por Carlos Meraz

El “lugar más hip de la ciudad más grande del mundo”, ese era Rock Stock. Un sitio que musicalizó las noches de una generación que se regó con barras libres, que de aperitivo tuvo palomitas de maíz y cenaba hotdogs, mientras gozaba de las mezclas del DJ con la programación de Rock 101 llevada al céntrico local, enclavado en el Paseo de la Reforma casi esquina con Niza, y con vista a la emblemática Glorieta de La Palma, en la otrora fashionista Zona Rosa.

share

Por Carlos Meraz

“El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles sino importantes”, Winston Churchill.

En la actualidad no hay término más sobrevalorado, manoseado, inverosímil y hasta prostituido que el de líder. Pensar que cualquiera tan sólo por encabezar un área laboral merece ser llamado de esa manera o que ya lo es para otros sectores de una empresa, sería igual a creer, con apabullante inocencia, que la compañía siempre tiene la razón y vela con vehemencia por los intereses de todos sus empleados.

share

Yo he rodado de acá para allá / fui de todo y sin medida / pero te juro por Dios / que nunca llorarás / por lo que fue mi vida.

Por Carlos Meraz

Aunque para la industria discográfica era el Príncipe de la Canción para toda una nación siempre fue el muchacho del barrio que logró alcanzar sus sueños: ser la mejor voz de México del Siglo XX, sin perder un ápice de carisma y humildad que rivalizaban con un inconcebible rango vocal que entre menos respiraba en la interpretación más elevaba su leyenda.

share

“El periodismo musical consiste en gente que no sabe escribir entrevistando a gente que no sabe hablar para gente que no sabe leer. Escribir sobre música es como bailar sobre arquitectura”. Frank Zappa.

Por Carlos Meraz

share

Por Carlos Meraz

La tremofobia es quizá el miedo irracional que más atemoriza a los capitalinos, sobre todo tras la paradoja de experimentar y sobrevivir al 19 de septiembre de 2017, que recordó otro desastre, el terremoto de 1985, con un descomunal sismo que volvió a recordarnos la fragilidad de nuestra existencia.

Ni el mejor apostador o el más acertado vidente hubieran imaginado que el movimiento telúrico se repetiría en la misma fecha 32 años después, con dramáticas escenas que parecían enterradas en la memoria.

share

“Cada año, el 15 de septiembre a las once de la noche, en todas las plazas de México celebramos la fiesta del Grito; y una multitud enardecida efectivamente grita por espacio de una hora, quizá para callar mejor el resto del año”, Octavio Paz, en “El laberinto de la soledad”.

Por Carlos Meraz

share

Por Carlos Meraz

La música amansa a las bestias, sentencia la leyenda de Orfeo, poeta y músico griego que poseía un canto y una forma de tocar la lira que aplacaba a las fieras.

Eso al menos pasaba en la mitología porque en la actualidad hay un género musical cuyos efectos son inversamente proporcionales a los del hijo de Apolo, pues con su ritmo sincopado, el reguetón puede hacer de un Homo sapiens un Neanderthal, un animal salvaje contagiado de rabia y acéfalo por gusto propio.

share

Por Carlos Meraz

“Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro que la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa si es segura, cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso trata esta tormenta”, Haruki Murakami.

share

Por Carlos Meraz

En 1968, John Lennon publicó su tema Happiness Is A Warm Gun (La felicidad es un arma caliente) para el álbum doble de The Beatles, The White Album. Canción que a la postre vaticinó su destino final sellado con plomo, cuando cinco tiros por la espalda cegaron su vida, a manos de un cobarde detrás de una arma —lo que ahora se llama tirador—, y así también murió cualquier esperanza de una reunión de The Beatles, recordándole al mundo el demencial nivel al que puede llegar el fanatismo.

share

Por Carlos Meraz

Cuando, el 21 de octubre de 1991, se lanzó The Fly, el primer single del esperado séptimo álbum de U2, Achtung Baby, que saldría a la venta un mes después, al escucharlo la primera vez pensé: ¡Qué diablos es esto... Bono enloqueció, se olvidó del rock y está cavando la tumba de la banda irlandesa!”.

share

Por Carlos Meraz

"El tiempo hace estragos en la gratitud aún más que en la belleza", Mario Puzo.

La palabra es sagrada y cuando se hipoteca, la vida va en prenda. Por eso no hay nada más despreciable y ruin que un traidor, un soplón o un sapo, como suele llamar la mafia colombiana al bocafloja que hace público lo que se le confió en secreto.

share

Por Carlos Meraz

Si existiera un hipotético Real Diccionario Ilustrado de la Lengua Española, en el término melómano aparecería un retrato de Mario Hernández, con circunspecto semblante y la siguiente definición: amante consumado de la música con un eclecticismo por géneros en apariencia irreconciliables y toda una institución en la industria discográfica mexicana.

share

Por Carlos Meraz

En alguna ocasión Bob Dylan sentenció: “La primera vez que oí la voz de Elvis Presley supe que nunca trabajaría para nadie y que nadie sería mi jefe. Oírle por primera vez fue como salir de la cárcel”.

Tal frase resume una rebeldía que inició con el Rey del Rock y su Jailhouse Rock y que ninguna prisión ha podido domar, pues, después de todo, para un rock star el camino hacia el éxito está pavimentado de excesos y de visitas al reclusorio. Ese es el rock de la cárcel.

share

Por Carlos Meraz

De niño mis amigos del barrio me decían que tenía una nariz común... “¡como un tucán!”, mientras mi madre siempre intentaba consolarme preguntándome: “¿cuándo has visto a un inglés chato?”. Y al primer británico que recuerdo haber visto fue al mismísimo Rod Stewart, cuando el 9 de enero de 1979 se transmitió por televisión el concierto de la UNICEF en Nueva York, donde el narigón cantante apareció pavoneándose con su erizada melena de león y gracia de gacela en celo para interpretar su tema desinhibidamente disco Da Ya Think I’m Sexy?

share

Por Carlos Meraz

Creo que no existe un coro que defina la alegría de la libertad de las comunidad LGBTTTIQ (Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti, Intersexual, Queer) que la del Noa-Noa, de Juan Gabriel, cuya letra reza: Este es un lugar de ambiente, donde todo es diferente... Y más allá de que si el citado salón de baile de Ciudad Juárez fuera gay o no, la canción de 1980 es inherente a la festividad fuera del clóset y al epicentro del templo del placer lúdico.

share

Por Carlos Meraz

La palabra se sostiene con algo más que testículos u ovarios y frases demagógicas de un futuro halagador que nunca acaba de llegar, se sostiene no sólo con congruencia, sino con sensibilidad y algo que parece mucho pedir hoy en día a las autoridades capitalinas: inteligencia.

share

"Nunca dejé que la escuela interfiriera con mi educación". Mark Twain.

Por Carlos Meraz

El título Con faldas y a lo loco se le dio en España a la clásica comedia cinematográfica de 1959 Some Like It Hot, que aquí se conoció como Una Eva y dos Adanes, dirigida por Billy Wilder y protagonizada por el mito sexual Marilyn Monroe, con los actores Tony Curtis y Jack Lemmon.

share

“He hecho cosas horribles por dinero... como despertarme temprano para ir a trabajar”. Groucho Marx.

Por Carlos Meraz

El oficio del periodismo es tan noble, que en estos tiempos cualquiera lo puede ejercer y hasta vanagloriarse de ser periodista... aunque tenga la preparatoria inconclusa; suelte peroratas sobre la objetividad y no conozca la imparcialidad; que sus lecturas se remitan a los subtítulos de las películas y que sea lo suficientemente iluso para sentirse un intelectual orgánico, de esos que se masturban con los textos de Gramsci.

Páginas