Por Carlos Meraz

De ella esperas nada pero si oprimes play recibes todo... más allá de la rubia modelo exponente del glamour y fashionismo hay una mujer sensible y comprometida con su tiempo que, a través de la música, no busca desconectar a la audiencia de la realidad, sino conectarla con su interior al ritmo impuesto por la cantante andaluza Brisa Fenoy.

La compositora y productora, nacida hace 29 años en Algeciras, provincia de Cádiz, actualmente promociona el sencillo Dejavú, un tema pop urbano latino en colaboración con la artista mexicana Paty Cantú.

“Esta es una historia que se me repite / Chico con otra chica, él es aquí el líder /  Él siempre controla, él siempre dirige”, advierte la letra del single.

Dejavú, el primer adelanto de su álbum debut, de trap y pop electrónico con matices árabes y latinos a salir en 2021 bajo el título de Amor o poder —en alusión a su libro editado el año pasado por Planeta sobre la posibilidad de una sociedad más humanista— denuncia las relaciones tóxicas y los patrones sociales impuestos a las mujeres con un videoclip animado inspirado en la road movie Thelma & Louise.

“Hay un proverbio indio de un sabio anciano que habla con su nieto acerca de una batalla entre dos lobos: uno malvado y el otro benévolo. Y el niño pregunta a su abuelo ¿qué lobo gana?, y el viejo contesta: ‘El que alimentas’.

“Eso es mi música: mensajes para conectar con el interior, con la introspección. Es un estilo como el del Caballo de Troya, donde afuera se aprovecha de la música comercial para transmitir su mensaje interior y llegar a más gente que con otro género de nicho”, explicó.

Anteriormente ya había mostrado sus dotes como compositora con el hit Lo malo, una canción adaptada para las concursantes del reality musical español OT, Aitana Ocaña y Ana Guerra, que terminó transformándose en un lema de empoderamiento feminista para miles de mujeres del otro lado del Atlántico.

“Yo decido el cuándo, el dónde y con quién / Que voy a darme a mí de una, y otra y otra vez / Lo que tanto me quité, que pa’ ti tan poco fue”, sentencia la letra de Lo malo.

Más identificada con los teclados que con la pasarela, la artista española además de pasar por el conservatorio también estudió psicología, siendo temas centrales de su inspiración el feminismo, la libertad y el amor propio.

“Las temáticas del disco son la hipersexualización, las relaciones interpersonales, los daños del consumismo y de las fake news”, precisó.

Brisa Fenoy se asume como una humanista e idealista, y en una suerte de declaración de principios resume su vocación musical: “El mundo es mi problema. Componer, mi terapia. Cantártelo, mi solución”.

TAGS EN ESTA NOTA: