Por Francisco X. López

“Cualquier persona puede dibujar, en mi opinión. Si le dan a un hombre 50 años, puede entregarte la Mona Lisa”. Jack Kirby.

Afirmar que todos los fans de los cómics tienen una deuda con Jack “El Rey” Kirby es decir poco. No hubo un artista en el siglo XX cuyo trabajo influyera de manera más grande y evidente a toda la cultura popular, cuyo legado sea aún tema de estudio y debate y que además tenga tan poco reconocimiento.

Su imaginación desbordada e incontenible, nacida en las calles, donde desde pequeño había que trabajar para comer y saber pelear para defenderse; dio forma a gran parte de los personajes que actualmente habitan la mente de masas a través de cómics, películas, series de TV, caricaturas, juguetes y un sinfín de productos. Sus huellas están por doquier y la mayoría no lo sabe.

Cerremos un momento los ojos y tratemos de pensar en un mundo donde no existieran el Capitán América, el increíble Hulk y el poderoso Thor; sin los Cuatro Fantásticos, sin Vengadores ni Mutantes. Un mundo sin Wakanda y donde Flecha Verde no tuviera importancia; en donde no hubieran aparecido los cómics de Romance, Crimen y Monstruos; en el cual los niños y adolescentes no se convirtieran en héroes; donde los Viejos Dioses no hubieran muerto y la Galaxia no tuviera caza recompensas y aventureros.

“El Rey” tocó cada aspecto del noveno arte, fue animador, dibujante, entintador, diseñador, escritor y una de las fuerzas que impulso el lenguaje de los cómics como no se había visto antes. Su narrativa, su diagramación de páginas que rompía la estructura clásica, sus encuadres llenos de movimiento, sus líneas poderosas y sus héroes más grandes que la vida.

El estilo de Kirby es tan único que debió inventarse el término “Kirbiesco” para alcanzar a describir sus imágenes alucinantes, dinámicas, llenas de ideas que apenas parecen tener espacio suficiente para mostrarse en una página. Sus maquinarias imposibles y sus montajes fueron imitados durante 40 años al menos y aún hoy se puede apreciar su sombra en muchas creaciones nuevas.

Su imagen siempre fue la de un hombre gentil, trabajador, pero dispuesto a defender su trabajo y lo que consideraba justo. El mundo del entretenimiento sería hoy muy distinto si Jacob Kutzberg hubiera seguido los pasos de su padre, como comerciante de ropa, en lugar de tomar un lápiz y crear su propio Universo.

El 28 de agosto se celebra el 102 aniversario de su nacimiento y quizás la mejor manera de celebrarlo es siguiendo su pasos, en las viejas calles que le inspiraron a crear sus historias. El Jack Kirby Museum organiza un paseo, el cual partirá de la calle Delancey, en el Lower East End, barrio bravo de Nueva York. Los participantes recorrerán las calles donde creció y visitarán el viejo apartamento que el vio nacer, en el 147 de la calle Essex.

Todo arte tiene a su “Rey” y los cómics tienen a Kirby. No era el mejor dibujante, ni el mejor escritor, no era el más original, tampoco el más preparado, pero nadie, nadie, era como él.

 

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México