Por Omar Bruno Salvador

En la vida hay cicatrices que duelen al recordarlas, pero hay otras que llenan de gratos recuerdos cuando se traen al presente. El Mundial de Brasil 2014 dejó varias heridas en algunos aficionados mexicanos, ya que el pase del Tri al tan anhelado quinto partido estuvo a unos minutos de lograrse, pero una jugada polémica en los minutos finales, ocasionó que el combinado azteca cayera ante Holanda y de nueva cuenta se quedara sembrado en los octavos de final de una Copa del Mundo.

Sin embargo, para Carlos Salcido, uno de los referentes del combinado nacional en aquel Mundial, la eliminación ante los europeos la recuerda como un “golpe deportivo”, ya que más allá de no conseguir el objetivo, logró registrar su tercera participación en el torneo más importante a nivel de selecciones.  


“Brasil 2014 me trae buenos recuerdos, fue mi tercer Mundial, mi última Copa del Mundo. Son de esos golpes deportivos (perder ante Holanda) que quedan en la mente, como me han quedado los otros dos. Tuve la fortuna de jugar tres, todos han sido buenos, exitosos, bonitos, a lo mejor no alcanzamos el objetivo que en su momento teníamos como selección, pero poder asistir no todos los jugadores tienen la posibilidad, también es difícil y complicado”, relató para el Diario de México.


La primera fase que tuvo México en Brasil 2014 casi rozó la perfección, ya que de nueve puntos posibles logró siete. Triunfos sobre Camerún y Croacia y, un electrizante empate ante el anfitrión, ocasionaron que el aficionado mexicano se sintiera orgulloso de su equipo. La clave de los buenos resultados se cimentó en la buena convivencia que hubo en el plantel, ya que el ambiente que imperaba en el equipo se reflejaba en la cancha.

“Ese equipo era buenísimo en cuestión de ambiente, teníamos un entrenador como ‘El Piojo’ (Miguel Herrera), que como entrenador mis respetos, como persona hacia todo lo posible para que todo el plantel conviviera y estuviera bien; el equipo lo mostraba en la cancha jugando muy bien al futbol” detalló el ahora presidente de la LBM.

Cuando llegó el momento de revalidar el buen paso que México estaba registrando en el campeonato, los augurios sobre una eliminación a manos de Holanda llegaron a los oídos de los futbolistas, no obstante, para Salcido esa clase de información no tomó mucha relevancia en el grupo, ya que ellos sabían de las herramientas que tenían para hacerle frente a los europeos. “Siempre hay confianza (de llegar los más lejos en un Mundial), la confianza no existe del lado de la prensa, de nosotros sí, nosotros somos los que estamos jugando, los que nos planteamos los objetivos”, resaltó.

Una vez que Pedro Proença dio el silbatazo inicial, México se adueñó por momentos de la pelota y creo las mejores acciones del juego. “Todo lo que pasa dentro de un partido, unas cosas son estrategia y otras son de iniciativa propia”, explicó Salcido al recordar los tiros que le envió a Cillessen desde las afueras del área grande.

Los buenos momentos que tuvo el Tri los pudo reflejar hasta la segunda parte del compromiso. Al 48’, Giovani dos Santos marcó y eso les hizo saber que estaban haciendo bien las cosas en el terreno de juego. “Es futbol y lógico que te da mucha emoción (la anotación de ‘Gio’) que para eso estás jugando un partido. Te da entusiasmo y el saber que estás haciendo las cosas bien, que tienes controlado un partido”, expresó.  

El partido llegaba a sus minutos finales y la adrenalina estaba en su máxima expresión, debido a que Holanda vivía sus últimos minutos en el Mundial y tenía a México despejando todo lo que le llegara a su área, pero justo en ese momento, los europeos consiguieron un tiro de esquina y apareció Sneijder con un cañonazo para emparejar las pizarras al 87’.  

Pese a que el fan mexicano le cayó como un balde de agua fría la anotación del holandés, el ‘3’ de México lo tomó con tranquilidad, ya que “era el uno a uno y el partido seguía. No estábamos perdiendo, era un empate nada más”.

Aunado a ello, Salcido aceptó que, aunque vio en primera fila la polémica jugada del penal y que a la postre significó la eliminación del Tri en el Mundial, no le causó algún tipo de frustración, puesto que son gajes del oficio y ahí quedan para el recuerdo.


“Uno está jugando y no se imagina lo que va hacer el rival (clavado de Robben), marcaron el penal y listo”.


A seis años de aquel partido, el medallista de oro en los Olímpicos de Londres 2012 también recuerdó con gran cariño el apoyo que recibió del público mexicano, ya que en todo momento los hicieron sentir como en casa. “Siempre es muy grato cuando estás en selección. Cuando viajas a algún lado o a cualquier parte del mundo siempre hay un mexicano o un grupo de mexicanos que te reciben en el hotel o en un estadio. Simplemente agradecerle el cariño que le muestran a su selección, a su patria, sobre todo que se sienten identificados con nuestro futbol”, culminó.

 

TAGS EN ESTA NOTA: