Redacción

La fallida versión cinematográfica del exitoso musical Cats no tuvo “nueve vidas”, como los felinos domésticos, y previo a su estreno comercial fue destruida por la crítica de cine, al ser catalogada como “lo peor que le ha pasado a los gatos desde los perros”. Y ahora ratificó ser la película más mala de 2019, al obtener ese título en los Golden Raspberry, también conocidos como Razzies, otorgados a las peores cintas de Hollywood.

En la 40 entrega de los galardones, llamados los anti-Oscar, la cinta dirigida por el británico Tom Hooper (ganador del Premio de la Academia de EU en 2011 por The King’s Speech) arrasó en la primera edición en video de los premios, realizada de esta forma debido a la crisis santitaria global por el nuevo coronavirus Covid-19.

En la gala que llevó por título “The Lock-Down Edition” (La edición encerrada) y que habitualmente suele estar programada para la noche anterior del Oscar, que este año se adelantaron, Cats
arrasó en seis categorías, siendo acreedora a las estatuillas como Peor Película, Peor Director, Peor Actor de Reparto, Peor Actriz de Reparto, Peor Guión y Peor Pareja en Pantalla.

UNA PELÍCULA PARA GATOS
Cats fue elegida la Peor Película, además de embolsarse los premios en las categorías de Peores Actores Secundarios para Rebel Wilson y James Corden; Peor Director para Tom Hooper, Peor Guión también para Hooper y Lee Hall, y Peor Pareja en Pantalla “para cualquier pareja de mitad felino, mitad humano”.

Gran parte del nada anhelado protagonismo de Cats en los Golden Raspberry se debió a la nada atinada combinación en pantalla de sus personajes mitad felinos y mitad humanos, creados a partir de la técnica de imágenes generadas por ordenador (CGI).

Por su parte, la cinta Rambo: Last Blood se llevó dos estatuillas, al Peor Remake y a la “Peor falta de respeto para la vida humana y propiedad pública”.

John Travolta fue elegido el Peor Actor por una combinación de dos películas: The Fanatic y Trading Paint. Mientras que Hilary Duff ganó como Peor Actriz por The Haunting Of Sharon Tate.

El Razzie Redentor es una rareza entre el resto de premios, ya que, en lugar de escoger lo Peor del Año, destaca de forma positiva el trabajo de actores conocidos por haber hecho alguna mala
película anteriormente, y Eddie Murphy se llevó la condecoración por su interpretación en Dolemite Is My Name.

TAGS EN ESTA NOTA: