Desde la llegada del coronavirus a México, hemos visto cómo el comercio electrónico pasa de ser una herramienta de interés para los entusiastas de la tecnología, a un canal de consumo para buena parte de la población. Esto se ha visto reflejado en que las ventas por Internet se habrían triplicado en tan solo 6 meses.

Si bien todas las industrias se estarían potenciando de la mano de este canal, pocas lo habrían hecho tanto como la de los alimentos, un bien indispensable para el funcionamiento de la sociedad. Pero, ¿Cómo ha sido este cambio? Aquí te lo explicamos:

El consumo Online

Lo primero que debe entenderse es que el comercio electrónico pasó de ser una herramienta de las minorías, para extenderse hasta las masas. Un estudio de Bridge Research, elaborado para Facebook IQ, afirma que el 35% de los consumidores mexicanos incrementó sus compras a través de Internet como respuesta a la pandemia, con muchos asegurando que esta manera de consumo podría mantenerse con el tiempo.

Sin embargo, la población no solo decidió incrementar su consumo a través de Internet, sino que además lo encontró como una experiencia placentera, con los datos del reporte asegurando que cerca del 56% de los encuestados se sintió satisfecho con la compra de productos de consumo masivo. De estos, el 52% afirmó que la compra de productos no esenciales también fue "fácil".

Grandes cadenas

Esto no es algo que solo pudiera verse en cadenas pequeñas o comercios locales, sino también en las empresas de renombre y trayectoria en el país. Uno de los ejemplos que más interés ha generado es el de la cadena Walmart, que estaría invirtiendo millones de pesos en una estrategia de transformación digital, enfocándose en unificar sus canales virtuales y físicos en una sola experiencia (1).

Otro ejemplo es el de Bodega Aurrerá en Línea, una tienda virtual de la empresa que fue lanzada a mediados del mes de mayo con el objetivo de incentivar las ventas virtuales de equipos tecnológicos, indumentaria deportiva, productos para la cocina, entre otros.

Además permitir la compra a través de Internet, también brinda el servicio de despensa en tiendas y envío, y lo complementa con una serie de campañas de descuento en productos de temporada, productos de limpieza, higiene personal, alimentos, entre otros.

 Delivery, otro ganador

Cuando inició la pandemia, incluso antes de que el gobierno respondiera con medidas de aislamiento, buena parte de la población ya comenzaba a desarrollar estrategias para mantener un consumo estable sin arriesgarse al contagio. Así pudimos ver un incremento en la demanda de servicios de entrega (delivery, como se le conoce internacionalmente) en todo el país.

Los productos de consumo masivo, como alimentos, fueron los que presenciaron un crecimiento más importante. Reportes recientes afirman que las empresas que se dedican a este negocio, como DiDi Food y Uber Eats,estarían creciendo a doble dígito (2).

Pero no es algo que solo vemos en la industria de los alimentos frescos o congelados, sino también en la de los productos preparados, con los servicios de envío de comida incrementando significativamente la demanda desde el inicio de la pandemia.

Según la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO), otros sectores de gran crecimiento en cuanto a consumo a domicilio se refiere, incluyen los productos de moda, productos para la limpieza del hogar, y equipos electrónicos.

Como podemos ver, todo el comercio mexicano se ha visto afectado por la pandemia (para bien o para mal), y será el paso del tiempo el que determine realmente en qué posición se encuentra una vez alcancemos una nueva forma de normalidad.

Fuentes:

  1. Reportaje sobre la estrategia de crecimiento de Walmart, publicada por forbes.com.mx
  2. Reporte sobre el crecimiento de las empresas de entrega a domicilio, publicado en eluniversal.com.mx

 

TAGS EN ESTA NOTA: