compartir en:

MONTERREY.- La ilusión de los celestes está a tope, están a cuatro partidos de terminar la maldición, pero la escala en la Sultana del Norte luce peligrosa, porque los regiomontanos han elevado su nivel y buscan hacer la travesura y colarse a la final.

Cualquier cosa que no sea superar a Rayados sería una tragedia para La Máquina, aunque sus mejores resultados los ha obtenido en el Azteca, la aduana en Monterrey puede marcar el camino para mantener el sueño, en el que sin duda será un agarrón.

La Pandilla da la cara por el poder norteño contra los tres equipos chilangos que dominaron la temporada y continúan en las semifinales, primero busca aplicarle Cruz Azul la ‘maldición del superlíder’ y, después, dar cuenta del ganador del choque entre América y Pumas.

A los capitalinos los respaldan los resultados, fueron el mejor equipo del Apertura 2018, conquistaron la Copa MX y buscan el doblete, más que por presumir de dos títulos en una temporada, el deseo es ponerle fin a 21 años coronarse.

Los celestes nunca le han ganado a Rayados en los seis enfrentamientos que han sostenido en liguilla, donde los norteños se quedaron con cuatro victorias y el resto fueron empates, que se presentaron en los cuartos de final del Clausura 2005, donde La Máquina avanzó a la semifinal por mejor posición en la tabla.

El primer enfrentamiento en la fiesta grande fue en los cuartos de final de la temporada 1975-76, en el que Monterrey le ganó los dos juegos a Cruz Azul, con un marcador global de 7-2, en una década en la que los cementeros dominaron en el futbol mexicano.

La última vez que se enfrentaron en una liguilla fue en la final del Apertura 2009, donde Rayados se coronó con un triunfo 6-4 en el global, una derrota que es un ingrediente más para que los celestes busquen la revancha y, de paso, continuar con el sueño y por fin levantar un título de liga.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: