Jaltenco, Méx.- Tulia, médico general desde hace siete años, tiene un día de haber obtenido su alta del Hospital General de Las Américas en Ecatepec, que le ganó la batalla al COVID-19, esa enfermedad que ha atacado a millones de personas en el mundo, y con su tono de voz bajo, por las secuelas de haber estado en intubación nueve días, expresa que ha vuelto a nacer y lo único que pide a la población es que se cuiden mucho.

“Pues son momentos de mucho temor, porque uno no sabe qué va a pasar, uno se debate entre la vida y la muerte, yo la verdad, sentía que no iba a lograr salir adelante durante la intubación, es una experiencia muy difícil, es algo que no le deseo vivir a nadie, ahorita estoy en casa con mi familia, recuperándome”, afirmó.

“Es como prácticamente volver a nacer porque es una experiencia muy difícil y es volver a nacer prácticamente”, señaló.

Tulia, de 34 años de edad, y su hermana Sandra Yulieth, trabajan como médicos generales en una localidad indígena en San Luis Potosí, donde brindan su servicio en unidades médicas móviles, lugar donde comenzaron a luchar contra el COVID-19.

Sin embargo, el destino no quiso que ellas permanecieran en esta localidad y tuvieron que combatir esta enfermedad desde su lugar de origen, en Jaltenco, Estado de México, luego de recibir la noticia de que su mamá estaba enferma.

Tulia estuvo al pendiente del cuidado de su mamá cuando ésta ingresó en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Zumpango, pero lamentablemente su madre falleció el 1 de mayo y fue considerada un caso sospechoso por COVID-19, posteriormente ella resultó ser un caso positivo.

Ingresó el 18 de mayo al hospital, en Ecatepec, pasó nueve días intubada, tiempo en el cual, ella luchó por su vida sin saber qué pasaba en su entorno, sin tener idea de las horas y los minutos que transcurrían, solamente dormía profundamente, estaba sedada.

 

TAGS EN ESTA NOTA: