compartir en:

Por Óscar Reyes

“El multifamiliar no es una zona habitable y a pesar de la entrega de llaves no hay buenos servicios, ni gas, ni agua”, explicó Juan Pablo Guerrero, habitante del edificio 3C del Multifamiliar Tlalpan, quien a 26 meses del sismo del 19 de septiembre de 2017 no ha regresado a su hogar.

A 29 días que venza el plazo para la entrega de nueve edificios en rehabilitación, el integrante de Damnificados Unidos de la Ciudad de México (DUCDMX), desmintió la noticia, publicada en medios locales el 27 de noviembre, en la que se difundió que 40 familias regresaron a vivir a los departamentos.

Detalló que la Empresa Gerencia y Administración de Proyectos S.A. de C.V. entregó llaves, de inmuebles en obra negra, para deslindarse de responsabilidades en el caso de que existan robo y accidentes, por lo que se condiciona la devolución del inmueble a cambio de firmar un documento donde aceptan “entera satisfacción”.

“Están entregando departamentos de tipo 2 y 4 a los vecinos. Están pretendiendo que los vecinos firmen una carta responsiva y si les pasa algo es bajo su responsabilidad”, afirmó.

“Se supone que deberíamos estar en casa desde el mes de julio. Hay retrasos de más de cuatro meses, como en el caso de mi edificio 3C y se supone que las empresas van a terminar el 31 de diciembre, pero hay departamentos que no tienen acabados y hasta la fecha no han dado un plan de trabajo. Faltan 29 días pero no vemos que van a acabar”, explicó.

Por lo que acusó que existe una mala coordinación entre el Instituto de la Vivienda (Invi), la Comisión para la Reconstrucción y empresas que trabajan en la Multifamiliar Tlalpan.

Guerrero explicó que debido a que hay personas que no pueden pagar su renta, cerca de 12 familias decidieron vivir en los departamentos, a pesar de que se encuentran obra negra y que el inmueble no es habitable.

“Es una zona de obra, la unidad esta tapiada y hay vecinos que los rebasan los pagos y no pueden pagar renta y en ese sentido queremos manifestar que muchos vecinos van a tener que alargar un año su arrendamiento”, sostuvo.

Aunado a esto, hay un riesgo acentuado por pretendidos cobros notariales que ascienden a más de 120 mil pesos (ya con descuentos aplicados) por protocolizar un acta de asamblea que las familias damnificadas no pueden cubrir.

Por lo anterior piden a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, que exija a las empresas constructoras su compromiso de terminar las obras antes del 31 de diciembre, fecha límite, con el objetivo de que las 500 familias afectadas regresen a sus casas.

“Le pediríamos que refuerce el compromiso que el multifamiliar quede listo en diciembre y si tiene que sancionar a las empresas que lo haga pero que garantice el regreso y también que ponga en su lugar a la Comisión para la Reconstrucción, porque es la autoridad, pero no está haciendo su trabajo”, explicó Guerrero.

En cuanto al Edificio 1C, que colapsó durante el sismo, de hace dos años, aseguró que su entrega tiene como fecha límite el 19 de diciembre, por lo que se espera que las constructora cumplan con el plazo.

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: