Redacción

El cantautor español Joaquín Sabina fue dado de alta al mediodía de ayer en la clínica Ruber Internacional de Madrid, a la que había sido ingresado tras una aparatosa caída el 12 de febrero durante un concierto en el Wizink Center.

En videos de internet se aprecia ve al artista andaluz de 71 años en el asiento de copiloto de un automóvil, con gafas, sombrero y un cigarrillo —no de tabaco sino de plástico—, en su salida del nosocomio, donde desde el coche declaró que se siente “muy bien”.

Por su parte su mánager, José Navarro “Berry”, confirmó que tras recibir el alta médica estará en su casa donde deberá guardar reposo por un tiempo.

EH, SABINA, TEN CUIDADO CON...
Joaquín Sabina ingresó al Ruber Internacional de Madrid, el pasado 12 de febrero, tras haber sufrido una caída accidental en el concierto que ofrecía en la capital de Esapaña junto al catalán Joan Manuel Serrat, con su gira conjunta No hay dos sin tres.

El 18 de febrero, el centro informó que Sabina había salido de la unidad de cuidados intensivos.

Previamente se sometió a una operación, el 13 de febrero, para evacuar un hematoma intercraneal provocado la víspera por una caída desde el escenario.

El accidente obligó a suspender el concierto, que ha sido aplazado al 22 de mayo, y le causó a Sabina “traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico”, según el diagnóstico de la clínica.

Sabina acumula incidentes en sus directos en Madrid, donde radica, pues en 2014 acortó un show por una indisposición y en 2018 se quedó sin voz en pleno recital.

También padeció de una hernia ventral y una inflamación de una vena por un coágulo en una pierna.

TAGS EN ESTA NOTA: