Del bordo, el tulipán y los domingos

Por Gerson Gómez Salas

"Hijos del águila", de Gerardo de la Torre

Desde la experiencia de la clase trabajadora, la novela de Gerardo de la Torre introduce a la situación desventurosa de la vida de los obreros y de los habitantes de un poblado marcado por la industria petrolera.

Al seguir extractos de sus vidas, Hijos del águila muestra las luchas que los personajes afrontan en la cotidianidad de sus circunstancias.

"El bordo", de Sergio Galindo

El bordo refiere a la vida de una familia de clase alta. Los personajes son complejos y la escena rural y provinciana sirve más bien al autor para crear un contraste con la vida urbana. Para escribir esta novela,

Galindo echó mano de su excelente oficio de narrador: los diálogos por ejemplo, están escritos tal como ocurrieron en el pasado, más están colocados en el tiempo para mostrar su relevancia con el presente.

"El tulipán negro", de Alexandre Dumas

El tulipán negro es una novela ambientada en la Holanda del siglo XVII que retrata la vida de un cultivador de tulipanes consagrado a la búsqueda del tulipán negro, una especie jamás vista.

No obstante, la envidia y el rencor de un enemigo perturban radicalmente su tranquilo quehacer arrastrándolo aparentemente lejos de su objetivo sin saber que las adversidades que enfrenta lo pondrán en el camino de un venturoso amor.

"Sobrevivir los domingos", de Eduardo Halfon

Sobrevivir los domingos es la historia de una vida que continúa a pesar de las pérdidas. Cada domingo el departamento de la pianista Marjorie Eliot se transforma en una sala de conciertos de jazz.

Para llegar al edificio 555 de la avenida Edgecombe, los visitantes recorren algunos pasajes de la historia del jazz en Harlem.