compartir en:

Baja California.- El nacimiento de un hijo es uno de los momentos más importantes para cualquier familia; sin embargo, no siempre hay buenas noticias, así sucedió con una madre de Tijuana a quien le entregaron a su bebé decapitado.

La madre de una joven de 16 años, relató que su hija entró en labor de parto el pasado 11 de septiembre y la llevó al Hospital General de Tijuana para dar a luz.

Pero unas horas más tarde, les informaron que el bebé llevaba tres días muertos, por lo que tuvieron que practicarle una cesárea para extraer el cadáver.

Al momento de entregarles el cuerpo, se percataron de que la cabeza del bebé estaba cosida a su cuello, por lo que decidieron presentar una denuncia de negligencia médica.

“Le arrancaron su cabecita a mi niño y así me lo entregaron. (...) Lo sacaron por partes”, expresó la abuela.

Por otro lado, el Hospital General de Tijuana explicó que la joven tenía un embarazo de alto riesgo que ya se le había detectado desde las 34 semanas de gestación, según el expediente de la paciente.

A pesar de saberlo, la chica de 16 años, no acudió con el especialista como se le indicó hasta un mes después y aunque todo parecía en orden, debía acudir a citas de control de embarazo por su estado.

Pero, ella no cumplió con sus revisiones hasta que el 11 de septiembre regresó y dijo no sentir movimientos del bebé y presentar flujos transvaginales. Después de la valoración, los médicos se percataron de que el pequeño no tenía frecuencia cardiaca y la chica presentaba preeclampsia, por lo que iniciaron la labor de parto.

Debido a que la madre comenzó a pujar y, el estado de maceración del cuerpo -ya que llevaba varios días sin vida-, la cabeza se desprendió del resto, por lo que se realizó una cirugía de emergencia para extraer el cadáver y, posteriormente, unir las partes.

La abuela del fallecido, aseguró que el embarazo de su hija era seguro según los médicos con los que acudió en el Hospital General y aseguró que, de haber contado con los recursos económicos para darle seguimiento al caso de la su pequeña, lo habrían hecho.

Expresó que teme por la vida de su hija y no sabe si seguir con la denuncia, pues no tienen los medios para "ganarle al gobierno".

Hasta el momento, la joven de 16 años -que desconoce cómo se enceuntra el cuerpo de su bebé- permanece hospitalizada por su estado de salud que es estable pero delicado por la cesárea de emergencia.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: