Por Carlos Meraz

Depedro, como se llama artísticamente el cantautor madrileño, volvió a ser Jairo Zavala pero de infante, con la reciente publicación de su álbum Érase una vez, en el que se dirige a los niños tratando de evitar los clichés que creen propios de la música infantil común.

“Es un disco dedicado a la infancia, no para niños exclusivamente ni condescendiente y mucho menos edulcorado.

“Es un experimento, es conceptual, es canción de protesta infantil y de los padres, con temas como Niño triste y el sencillo Quiero descansar, fábulas creadas en el entorno familiar”, explicó.

CON LA AYUDA DE SUS AMIGOS
Depedro, quien prefiere ser llamado cantor,el 2 de noviembre  se presentará en el Lunario del Auditorio Nacional, con un show fincado en su anterior disco, el recopilatorio Todo va a salir bien, en el que regrabó sus temas emblemáticos en duetos con colegas y amigos, como Santiago Auserón (exRadio Futura), Luz Casal, Vetusta Morla y Coque Malla, entre otros.

“Es la celebración de una década de trayectoria. Y yo no entiendo a la música sino como un diálogo, una colaboración, donde las canciones ya no me pertenecen sino a la gente, y de no tocarlas no salgo vivo del recital”, advirtió.

Tras su show en el Lunario se presentará en Chile y Argentina.

 

TAGS EN ESTA NOTA: