compartir en:

 

La policía municipal de Saltillo realizó un mega operativo para desmantelar una fiesta clandestina y detuvo a 441 personas, 308 de ellos menores de edad y 134 adultos, esto debido a una riña que se registró en el evento.

Los hechos ocurrieron la  Fiesta Safari, la cual se realizó de manera ilegal en una bodega en la calle Aldama, en pleno centro de la ciudad.

Debido a que los asistentes a la fiesta superaban en número a los oficiales, se lograron escapar alrededor de 150 personas. Las primeras investigaciones indican que, la convocatoria para la fiesta se hizo a través de redes sociales.

“Fue impresionante, este es un hecho sin precedentes, el Código Rojo de emergencias policiales fue activado poco antes de la medianoche del sábado y el operativo terminó hasta la madrugada del domingo. La calle de Aldama fue cerrada a la circulación desde Acuña a Xicoténcatl”, informó Patricia Moreno Domínguez, coordinadora de la Unidad Especializada de la Policía en la Atención a la Violencia Familiar (UNEPAVIF).

El sábado después de las 11 de la noche, a través del 911 vecinos alertaron a las autoridades, que en una bodega, entraban y salían personas, que había mucho escándalo, y que al parecer se estaban peleando y no los dejaban dormir.

Tres o cuatro agentes de la Policía Municipal acudieron al lugar señalado y se percataron que había unas 600 personas, que era una fiesta y varios menores de 18 años estaban tomando cerveza y alcohol, por lo que avisaron a sus superiores y se activó el Código Rojo.

En total fueron 308 menores de 14 a 17 años de edad , 130 adultos y cuatro más los que fueron consignados al Ministerio Público (MP) del fuero común.

Hasta este momento no se ha revelado el nombre del dueño de la bodega ni del organizador del evento clandestino.