Aguascalientes.- Este miércoles, el periodista José Luis Morales fue detenido por la Policía Ministerial del estado por violar la medida cautelar que se interpuso en su contra después de que se le ordenara no hablar del gobernador Martín Orozco Sandoval. Horas después fue liberado ante la presión de la ciudadanía.

Aparentemente, el mandatario estatal demandó al comunicador el año pasado y fue en el mes de noviembre cuando se emitió la resolución. 

Antes de las 7:00 horas de hoy, cinco policías ministeriales esperaron a que el conductor de Infolínea saliera de su casa para llevarlo antes las autoridades, pues el juez segundo de lo Civil desacató el amparo federal otorgado a Morales Peña.

Cuando fue arrestado, se le concedió hacer una llamada telefónica y se enlazó con César Rojo durante la transmisión del programa La Nota Roja.

“Esto es histórico, esto jamás había pasado en la historia del periodismo, es un atentado a la libertad, el Juez Piña acaba de firmar una orden de arresto, estoy afuera de mi cada en Pulgas Pandas rodeado de policías ministeriales, voy detenido por hablar del gobernador, por hablar de la corrupción”, dijo el periodista.

Agregó que el acto era un atropellamiento a la libertad de expresión y era algo que nunca había pasado en México, pidió ayuda a la sociedad para que no lo “dejen solo”.

“Estaré detenido por hablar del gobernador, esto es inaudito, me avergüenza vivir en este estado. Estoy triste, me siento muy mal, me dicen que tengo que cortar la llamada. No se vale lo que me están haciendo, me tengo que subir a la patrulla”, finalizó antes de ser trasladado.

Morales se dirigía al edificio de Radio Universal, empresa de la que es director general, para iniciar la transmisión de su programa cotidiano Infolínea cuando fue interceptado.

Más tarde, la gente empezó a concentrarse a las afueras del edificio de la Policía Ministerial para exigir su liberación inmediata. La protesta se extendió hasta la glorieta de El Quijote, para bloquear la circulación vehicular, pero sus demandas no fueron atendidas, por lo que ingresaron por la fuerza a las instalaciones.

Allí se vivió la tensión, pues las personas insistían en llegar hasta el área de celdas y fue cuando llegó un contingente de la Policía Estatal.

Minutos después, la multitud se calmó cuando se le dio a conocer que la detención del conductor radiofónico no duraría más de cinco horas, pero el plazo fue acortado al ver la inconformidad de los manifestantes.

Alrededor de las 12:00 horas, José Luis Morales salió por una lateral del edificio entre las celebraciones de los presentes.

El comunicador lamentó que la autoridad no haya respetado el amparo federal vigente y señaló que ahora se encauzará por el camino de los Derechos Humanos y de la Judicatura Federal.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: