compartir en:

Ciudad de México.- Con 321 votos a favor (en su mayoría de Morena y sus aliados), una abstención y 124 votos en contra, el pleno de la Cámara de Diputados avaló en lo general la Ley de Austeridad Republicana, la cual fue a petición del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aún continúa la discusión de la reservas, para que, posteriormente se vote en lo particular.

Esta reglamentación propone que se prohíba a los funcionarios públicos de alto nivel trabajar en la iniciativa privada en los siguientes 10 años después de dejar su cargo para evitar conflictos de interés.

También resalta la ampliación de cinco a 10 años al plazo en que los altos funcionarios públicos, una vez separados de sus cargos, estarán impedidos de ocupar posiciones en empresas a las que hayan supervisado, regulado o respecto de las cuales hayan tenido información privilegiada.

De acuerdo con el dictamen, se busca fortalecer la coordinación de acciones financieras entre entes públicos de la administración pública y se faculta exclusivamente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para autorizar la creación de nuevos fideicomisos o mandatos.

Sin embargo uno de los numerales más polémicos es el 61, ya que según la oposición, con este se valida una partida “secreta” para el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien podrá ejercer los ahorros de este ordenamiento a los programas sociales o a lo que finalmente determine.

Durante la discusión, los legisladores del PRI y del PAN acusaron errores en el procedimiento, pues se hizo una adecuación en el artículo 13, la cual no fue realizada por los senadores.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: