compartir en:

Por Carlos Meraz

De un ser imaginario, mitad delfín y mitad elefante nació, hace seis años en una cochera de Guadalajara, un alebrije musical llamado Dolphant, un concepto de música hecha con el corazón y de rock indie con sentimientos amplificados.

El cuarteto tapatío —compuesto por Oscar Sánchez, en la voz; Dany Osoviecki, en el bajo y sintetizadores; Eduardo Hernández, en la guitarra y Yanik Vidaña, en la batería— se presentará en concierto en la CDMX, el próximo sábado en Bajo Circuito Multiforo Urbano, en la Condesa.

Como parte del “Festival de Sonidos Emergentes”, Dolphant alternará con los también tapatíos del grupo Baltazar y los capitalinos de la banda León.

PURO ROCK Y PURO CORAZÓN 
Con letras de corte místico sobre la complejidad humana e influencias musicales que van desde Interpol hasta Radiohead, Dolphant también es un híbrido de “feeling” en la composición con la potencia de los decibeles en sus shows.

“Nuestra música es para sentir, es una experiencia multisensorial, con melancolía, júbilo y baile, con letras tristes y un sonido alegre, donde lloras pero también bailas.

“Somos una banda de rock de puro corazón, por eso hacemos rock porque nos nace del corazón, y en el escenario dejamos todo por el público. Nuestros directos son diferentes y para este, de Bajo Circuito, traemos sorpresas”, afirmó el baterista Yanik.

Sus próximos sencillos a promocionar serán “Caricaturas” y “Rabieta”.

TAGS EN ESTA NOTA: