El desarrollo de la tecnología ha permitido que la vida se modifique, adaptándose a la actualidad y brindando mayores posibilidades a las personas de crecer, mejorar las experiencias y lograr objetivos que hace poco lucían más complicados.

En el caso de la educación, la digitalización ha funcionado como una gran herramienta para que los estudiantes obtengan los recursos necesarios para un desarrollo óptimo de su aprendizaje y así puedan aspirar a tener mejores oportunidades laborales, académicas y de vida.

La educación en línea ha tomado relevancia en la actualidad, por lo que las personas cada vez más demandan clases virtuales para poder aprender desde la comodidad de su casa y únicamente con una buena conexión de internet.

Lo cierto es que el aprendizaje digital se ha convertido en una gran aliada para las personas que buscan aprender algo nuevo y, ya sea por falta de tiempo por los compromisos diarios, comodidad o una búsqueda por encontrar alternativas fuera de los métodos tradicionales, buscan educarse de forma digital.

De acuerdo con un estudio de la Asociación de Internet, el 97 por ciento de los internautas mexicanos están estudiando o tienen interés en estudiar y aprender a través de sus dispositivos, ya sean laptops e incluso smartphones.

Un México cada vez más conectado

Por supuesto, la base de la educación en línea es el internet, el cual está cada vez más presente en las viviendas de los mexicanos.

La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares señala que hay 80.6 millones de usuarios de internet en el país, lo que es igual al 70.1% de la población mayor a los seis años de edad.

Este estudio, el cual fue publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y con ayuda de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto Federal de Comunicaciones (IFT), indica que son 20.1 millones de hogares los que se conectan a internet, es decir, el 56.4% de todos los hogares.

Esto resulta importante, pues implica que son más personas las que tienen posibilidades de conectarse a internet, así como aquellas que buscan conectarse a la web en busca de información verídica y así puedan cultivarse.

Voltean a ver a la educación en línea

En los últimos años, ha crecido el interés por la educación en línea, en parte por las comodidades que brinda y por el ritmo actual en la vida cotidiana, el cual exige inmediatez tanto en la escuela como en el trabajo y le puede resultar difícil a algunos tomar cursos de forma tradicional.

Un ejemplo claro es en el inglés, un idioma que se ha vuelto indispensable para estudiantes y profesionistas. Los estudiantes optan por cursos en línea para aprender con maestros capacitados y obtener las herramientas didácticas necesarias para desarrollar sus conocimientos y comprender más esta lengua extranjera.

Incluso algunos de estos cursos han trabajado para desarrollar apps que les permitan a los estudiantes tomar sus clases desde prácticamente cualquier lugar en el que se encuentren y con solo una buena conexión a internet, dejando de lado los cuadernos para darle paso a los smartphones, dispositivos que de por sí ya se han popularizado por su utilidad.

Existen plataformas como Udemy, Crehana y Platzi que cuentan con comunidades en las que se imparten cursos de diseño, ilustración, dibujo, fotografía, música, manualidades, marketing digital y otras disciplinas, todo a través de proyectos y materiales audiovisuales que ayuden a los estudiantes a desarrollar mejores conocimientos de las materias de su elección.

Instituciones tradicionales buscan adaptarse

Bien es cierto que hay escuelas como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) que ofrecen sus carreras en línea, pero también es verdad que aún existe cierto rezago para incursionar de lleno en la educación a distancia.

Muchos profesionistas se han dado cuenta de esto, sobre todo en la época actual, lo que implica que se necesitan cambiar planes de estudio para estar más acordes a la situación actual y no llegar a limitar a los estudiantes, cuyo interés es seguir aprendiendo para lograr mejores oportunidades de trabajo, aspirar a becas en el extranjero o llegar a maestrías y doctorados.

Académicos como Mauro Guillén de la escuela de negocios de Wharton, han comenzado a impartir cursos e incluso utilizan herramientas como Spotify para compartir podcasts de sus ponencias, sirviendo como herramientas audiovisuales para los alumnos y todo aquel que desee escuchar.

Marwa Hammam, directora ejecutiva del programa de finanzas del programa de Maestría en Finanzas de la Judge Business School de Cambridge, también imparte cursos en línea y ha señalado la importancia de que se debe tener una incursión digital para que las instituciones educativas se mantengan relevantes en tiempos tan complicados como el actual.

TAGS EN ESTA NOTA: