Por Francisco X. López

Poco puede decirse ya para establecer la gravedad de la pandemia ocasionada por el Covid-19, pero más allá de la emergencia sanitaria, el planeta entero debe prepararse para combatir algo aún mas grave: Las consecuencias económicas.

Seamos realistas, las medidas implementadas por los gobiernos están orientadas al combate de la situación inmediata, cuya gravedad esta dejando para después lo que puede terminar siendo la secuela más grave, la falta de empleo y la caída de la actividad económica.

En el tema que nos atañe, los efectos comenzaron a verse prácticamente desde los primeros días de la pandemia. En los últimos 20 años el cómic y todo lo que se genera a partir de sus personajes e historias pasó de ser un pasatiempo solitario o para grupos pequeños, a convertirse en un motivo para mover miles personas, sobre todo en los eventos masivos, las famosas convenciones.

El 20 de enero se reporto el primer caso de coronavirus en suelo estadounidense, en el estado de Washington y unos días después se reportó otro caso en Chicago y más tarde en California. Estos datos son importantes porque precisamente en estos estados se celebran importantes convenciones. La C2E2 se alcanzó a realizar en Chicago el último día de febrero, en medio de dudas y cuestionamientos ya que poco después se declaró emergencia en el estado de Illinois. La primera convención en ser cancelada fue Emerald City Con, la cual debía celebrarse en Seattle el 12 de marzo y que ha sido pospuesta tentativamente para agosto.

Apenas el 12 de abril se anunció que la WonderCon de Anaheim se posponga hasta nuevo aviso y poco a poco se sumaron la MCM de Birmigham, Florida SuperCon, Star Wars Celebration, ademas de eventos en Escocia, Inglaterra, Francia, Australia, Indonesia, Seul, Argentina, etc. El punto final a la temporada de convenciones se dio cuando se anunció la cancelación definitiva de la Comic-Con de San Diego, anunciando sus fechas para 2021.

Es importante resaltar que estos eventos no sólo reúnen una gran cantidad de visitantes (130 mil en caso de San Diego) también requieren un gran despliegue humano, técnico, logístico y económico que va más allá del recinto donde se efectúan. Vuelos, reservaciones, transporte local, alimentación y el hecho poco comentado de los fans que acampan afuera de las sedes para obtener los mejores lugares. Todo esto requiere un año de planeación y no es fácil de posponer unas cuantas semanas.

En México tuvimos la que posiblemente haya sido la última gran convención de este año, La Mole, realizada en medio de dudas y polémica justo el fin de semana que el gobierno comenzó a anunciar medidas contra la enfermedad. Para muchos profesionales resultó la última oportunidad de presentar su trabajo ante un gran público, ya que pocos días comenzaron a darse anuncios de retrasos, cancelaciones y cierres, dejando a la industria sumida en la incertidumbre

¿Cómo afectará esta situación al medio del cómic y sobre todo a los miles de empleos indirectos que genera? Es algo que intentaremos analizar en la siguiente entrega.

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México