Por Francisco X. López

Más rápido que el destello del rayo en el cielo, más raudo que la velocidad de la luz misma, más presto que la rapidez del pensamiento, es Flash, la reencarnación del alado Mercurio. Su velocidad es la consternación de los científicos, la alegría de los oprimidos y la maravilla de las multitudes.

Con estas palabras el mundo conocía por primera vez a Jason Peter Garrick, un estudiante universitario que, por accidente respiró por varias horas los vapores del “agua pesada”, adquiriendo una velocidad y reflejos sobrehumanos. Creado por Gardner Fox y Harry Lampbert, el primer uso que Jay dio a su poder fue impresionar a Joan Williams, convirtiéndose en un efímero estrella del futbol americano colegial.

Esto no duraría mucho pues cuando el padre de Joan, es secuestrado, decide convertirse en un héroe, enfundándose en un jersey rojo y usando un viejo casco militar de la Primera Guerra Mundial.

Flash formó parte de la segunda oleada de superhéroes que inició en 1940 en el número 1 de Flash Comics, una revista antológica donde compartía páginas con diversos personajes, pero fue tanto su éxito que unos meses después también aparecía en All Star Comics, donde sería miembro fundador de la Sociedad de la Justicia, el primer equipo de súper héroes de la historia. Ante su creciente popularidad obtuvo una revista dedicada exclusivamente a él, de la misma forma que Superman y Batman: All Flash Comics Quarterly, sin olvidar su participación en Comics Cavalcade.

Flash era un héroe querido, que no ocultaba su identidad bajo una máscara. Al principio combatía a mafiosos, políticos corruptos y ladrones. Más adelante llegarían los científicos malvados y algunos alienígenas, pero los súper villanos no tardarían en aparecer.

The Shade, Rag Doll, Thinker, The Fiddler, Star Sapphire, The Rival y The Turtle; malhechores que no se limitarían a atacar Keystone City, sino que con el paso de las décadas, se convertirían en personajes importantes del Universo DC.

Jay no sólo era un justiciero, fue nombrado miembro oficial del Departamento de Policía y desarrolló una carrera como científico, fundando su propia empresa, Laboratorios Garrick. Un dato curioso es que era miembro destacado de la Sociedad de Mentirosos de Keystone City, donde al contar sus aventuras como Flash, siempre resultaba vencedor en los concursos de embustes.

Flash fue uno de los héroes más populares de los años 40, pero con la posguerra, sufrió el mismo destino que muchos de sus contemporáneos, cayó en el olvido. All Flash se canceló en 1947, Comics Cavalcade en 1948, Flash Comics en 1949, All Star Comics en 1951. Oficialmente retirado a principios de los 50, viviría felizmente casado hasta que un joven, inspirado por sus aventuras, las cuales para él eran simples historietas, aparecería un día en su puerta para solicitarle ayuda.

Flash

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México