compartir en:

Por Omar Bruno Salvador

Muy pocas veces los atletas mexicanos pueden presumir de ser los mejores en su especialidad, sin embargo, Rafael Ortiz, quien practica el kayak extremo, es considerado el número uno del mundo por el resto de la comunidad que practica ese deporte.

En entrevista con el Diario de México, el kayakista confesó que no ha sido fácil llegar al sitio donde se encuentra, debido a que ha sorteado muchas dificultades en sus inicios, además de cumplir con ciertos requisitos que se necesitan para mantenerse en la cima de la especialidad. “Me tomó cerca de cuatro o cinco años llegar a Red Bull, demostré ser Top nacional e internacional, además de mostrar interés, personalidad y capacidad para practicar el deporte”.

kayakista

Aunado a ello, el originario de la Ciudad de México dio gracias a sus padres que le regalaron un equipo a la edad de 14 años,  ya que a la postre se convirtió en su deporte favorito y su fuente de ingresos. “Mi familia tenía un rancho en Veracruz, desde chavo iba para allá y empecé a remar, y de ahí tuve la fortuna que me regalaran un Kayak, soy el más apasionado del deporte y puedo vivir gracias a ello”, relató.

Asimismo, Ortiz resaltó conocer gran parte del mundo, pues el deporte que practica lo ‘utiliza’ para estar viajando constantemente. “He tenido la fortuna de remar en Nueva Zelanda, Australia, India, Pakistán, África, Austria, Alemania Brasil y Chile, es una buena excusa para viajar y conocer diversos lugares”.

kayakista

Al ser cuestionado sobre cuál es la finalidad principal del kayak, Ortiz explicó que “el objetivo es llegar de un punto ‘A’ a un punto ‘B’ haciendo un buen recorrido. Buscamos ríos que tengan cierta bravura y nivel de agua, además de que se clasifican del 1 al 6 y actualmente yo remo en los que están clasificados en la categoría 6 que son prácticamente imposibles de remar”.

kayakista

Por último contó que practicar el kayak extremo puede ser un poco exclusivo, pero considera que no hay imposibles en esta vida. “El deporte puede ser elitista por el costo del equipo y por los traslados que se tienen que hacer para practicarlo, pero querer es poder”, culminó.

TAGS EN ESTA NOTA: