San Sebastián (España), 18 sep (EFE).- Es una cinta de terror psicológico pero también romántica, una película que juega con la indefinición y en la que no se sabe qué es realidad y qué sueño. Así es "El prófugo", la película que este viernes abrió la sección Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián.

Dirigida por Natalia Meta y protagonizada por Érica Rivas, fue precisamente esa indefinición lo que atrajo a la actriz a este proyecto, como reconoce en una entrevista con EFE desde Buenos Aires, ante la imposibilidad de viajar a España, una situación que le ha llenado de tristeza.
 

"Por suerte en Argentina está la primavera, si encima fuera invierno sería odioso", afirma Rivas, que llevaba tres años seguidos asistiendo al Festival de San Sebastián y siente mucho no poder estar para presentar una película en la que todo el equipo ha puesto mucho trabajo, cariño y empeño.

"Hay tanto de nosotros en esta película que me da muchísima pena no estar allá, pero espero que todo este amor llegue", señaló la actriz, que espera que cuando la crisis del coronavirus pase se pueda volver a disfrutar de encuentros en el cine, aunque asume que la situación no será la misma de antes de la pandemia.

Mientras, lleva con toda la alegría posible un confinamiento que en Argentina ya se acerca a los seis meses y defiende con pasión una película en la que interpreta a Inés, una cantante lírica y dobladora de películas que comienza a tener pesadillas que se confunden con la realidad.
 

"Esa fue una de las cosas que más me llamó la atención, el guion, esa línea que no está definida, ese lugar de bruma, en el que se mezcla el sueño y la vigilia, dos parámetros que los humanos necesitamos definidos", resalta Rivas.

Lo difícil fue hacer creíble un personaje en medio de dos mundos, conseguir que el espectador se identifica con él. Además de tener que prepararse en campos que no conocía como el canto o el doblaje, para el que tuvo que trabajar en la eliminación de su acento, recuerda entre risas.

Rivas, que ha participado en títulos como "Relatos salvajes" (2014), "Tetro" (2009) o "La luz incidente" (2015), está acompañada en el filme por Cecilia Roth, Daniel Hendler y Nahuel Pérez Biscayart, que dan vida a personajes que la acompañan en sus recorridos, ya sean reales, de sueños o ambos.
 

"Son todos actores de primera, fue muy muy lindo el rodaje. Todos poniéndose en su lugar de indefinición, ese lugar en el que uno se tira a la pileta y no sabes si hay agua, si estás soñando o no. Nos divertimos mucho", recuerda Rivas.

Y se refiere a las risas en las escenas compartidas con Cecilia Roth. "Entrábamos a pensar en las madres, en los sueños, en los lugares de la madre en el sueño, cuándo es ella, cuándo se la imagina, cómo es un prófugo, cómo serían los prófugos", explica en referencia al personaje que da título a la película y que se refiere a un ser que procede de los sueños.

Porque la película gira en torno a la posible existencia de un prófugo en la vida de Inés, que ha salido de los sueños para formar parte de su realidad, con esos límites brumosos que hace que el espectador nunca sepa en qué plano se está desarrollando la acción.

Una película de género, o de mezcla de géneros, en opinión de Rivas, para quien la cinta trata también "sobre esas zonas donde los géneros sexuales, las identidades, están en un lugar de transición" y sobre "la imposibilidad y el terror a perderse en el amor".
 

"No es casual que la directora sea licenciada en Filosofía", resalta Rivas al explicar una película que se sale de los estereotipos del cine latinoamericano y que tiene un fuerte componente femenino.

No solo porque la directora y la protagonista sean mujeres, también porque juega con el deseo femenino y el terror que puede provocar "al llevarte a lugares que no esperas".
 

"El prófugo" es la primera de las nueve películas que componen la sección Horizontes Latinos de San Sebastián, de las que saldrá la premiada en una decisión de un jurado presidido por el realizador guatemalteco Jayro Bustamante.

TAGS EN ESTA NOTA: