compartir en:

Ciudad de México.- La puesta en escena es una obra imperdible que combina tantos aspectos en pulcritud que es difícil admirar cada parte.

Como pieza teatral es potente y entrañable desde las primeras líneas y logra que el espectador se sienta ansioso, quizá hasta incómodo de estar mirando un mundo que no puede controlar y que se está dirigiendo al absurdo.

 Teatro Helénico

Desde ese primer momento el dramaturgo peruano César de María sacude al público y le obliga a exigirse a buscar una razón lógica para lo que está viendo, como la determinación de declarar la locura de la joven narradora para así justificar su simpática tragedia.

La obra atraviesa por intensos y profundos dramas que se dirigen rápidamente al desastre, desde la manipulación de un recuerdo traumático, hasta la inconmensurable carga de la culpa pasando por la traición de los placeres o el morbo de hacer las cosas mal. 

La historia se integra por medio de monólogos, éstos permiten escenas cargadas de emotividad haciendo que el intérprete asuma completamente el peso de la obra, un sello inconfundible de la compañía Los Tristes Tigres de Adrián Vázquez, distinguido por minimizar cualquier distractor para acentuar los tonos de las obras en los actores, sus movimientos y sus voces.

La obra se presentará todos los miércoles a las 20:30 horas del 29 de mayo al 14 de agosto en el Teatro Helénico.

 

TAGS EN ESTA NOTA: