Por Francisco X. López

Ricardo García es un nombre común, pero si a un lector de cómics de más de 30 años le preguntan por Micro es muy probable que dé referencias de la obra de este autor mexicano.

Poseedor de un estilo fuertemente arraigado en la caricatura, en el dibujo animado, desde la década de los 90 ha entregado diversos trabajos que se distinguen por su excelente manufactura y correcta narrativa. Su proyecto más reciente es una novela gráfica en la cual aborda el tema de los muxes, pero desde un punto de vista más cercano, basado en la cotidianidad, en situaciones y personajes reales.

Por cuestiones personales, Ricardo estuvo viviendo un tiempo en Oaxaca, en la región del Istmo de Tehuantepec y tuvo la oportunidad de conocer y relacionarse con muxes. Aún cuando en años recientes este grupo ha tenido exposición en los medios, se puede decir que el enfoque se ha dado en la diversidad sexual; García se enfoca en los personajes y el papel que ocupan en una comunidad en la cual, irónicamente, en tiempos modernos se han enfrentado a mayores rechazos y ataques.

¿Cómo es la vida diaria de estos personajes?, ¿cómo se enfrentan a situaciones reales y comunes?, ¿cuál es su rol y relación en la comunidad? Si se eliminara el elemento de la diversidad sexual o de rol, nos quedamos con seres humanos que deben enfrentar el miedo, el odio y la violencia por el simple hecho de ser diferentes. Cuando reflexionamos sobre como los medios de comunicación alaban y alientan a las personas a aceptar y enorgullecerse de su propias diferencias, de lo que les hace distintos y “únicos”, se cae en la cuenta de que mientras esas diferencias sean económicamente explotables o políticamente correctas no hay problema. Al final queda expuesta la hipocresía de nuestra sociedad, no se ve a los demás como son, sino como pretendemos que sean.

El autor maneja un estilo de dibujo limpio, claro, con influencias de la animación tradicional, esto hace que la historia sea fácil de leer y que su narrativa sea fluida, a diferencia de otros trabajos que han recibido apoyos, los cuales terminan por ser introspecciones o simples ficciones. No se trata de un ejercicio de expresión, hay una clara intención de narrar y comunicar.

Esta historia se hizo merecedora a una beca por parte del Sistema Nacional de Creadores, lo cual le permitió trabajar durante en un año en la realización de la obra. Tristemente, el apoyo económico no contempla la publicación. A pesar de la calidad no existe seguridad alguna sobre la viabilidad comercial del proyecto, principalmente a causa de la temática, pues aún cuando en apariencia vivimos en una sociedad cada vez más abierta y tolerante, la realidad desmiente esta idea. Sumando esto a la percepción del cómic como un medio orientado a niños, es difícil que esta novela sea impresa y distribuida en México.

Mientras esperamos que este proyecto salga a la luz, los invitamos a conocer el trabajo de Ricardo García en página www.facebook.com/elmicro.

muxe

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México