Los sectores  empresarial y financiero tomaron  con mucho escepticismo e incertidumbre la decisión del gobierno mexicano de dirigir y coordinar a través de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía (Sener) - sin intervención privada- la construcción de la refinería Dos Bocas en Paraíso, Tabasco. 

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exhortó al gobierno federal a reconsiderar pues “las cosas pueden salir mal” y dañar las finanzas de Pemex y todo el país.

En un comunicado, la patronal consideró que el gobierno no puede sustituir a empresas especializadas  para “asumirse como un eficiente desarrollador de infraestructura”, ni debe ignorar las razones que tuvieron las compañías para no comprometerse al proyecto bajo las condiciones impuestas por el gobierno.

También pidieron tomar en cuenta el estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad, el cual concede solo dos por ciento de probabilidades de éxito al proyecto.

 A su vez el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur).Concanaco-Servytur, José Manuel López Campos, afirmó que la decisión los inquieta, pues podría afectar inversiones a largo plazo. 

La institución financiera Moody’s Investors Service consideró que el anuncio de López Obrador le da la razón a sus previsiones anteriores respecto a a la obra y advirtió que Pemex podría verse muy presionado en sus finanzas y deudas. 

“Se valida nuestra preocupación en torno a que los estimados del gobierno de México fueron optimistas”, agregó en un boletín Peter Speer, analista de Moody’s.

“El hecho de que ahora avance el proyecto bajo la supervisión de Petróleos Mexicanos y la Secretaría de Energía, suma una tarea para el equipo directivo de Pemex, que ya se encuentra luchando por frenar la caída en la producción de crudo y mejorar las refinerías existentes”, estimó.

RVA

TAGS EN ESTA NOTA: