EFE

Ciudad de México.- Tras los daños causados por los sismos del 7 y 19 septiembre de 2017, en agosto de este año finalizarán los trabajos de restauración de la columna del Ángel de la Independencia, informó la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

La Victoria alada fue sometida a una restauración con un costo estimado de 14 millones de pesos; sin embargo hasta el momento registra un avance en las obras del 56 por ciento.

"El Ángel ha tenido distintas historias relacionadas con la ciudad sísmica y con las características del suelo de esta zona", refirió la jefa de Gobierno local tras un recorrido para conocer el avance de las obras, que comenzaron en septiembre de 2019.

La mandataria capitalina comentó que, precisamente, gracias al reforzamiento de la columna, el sismo del pasado martes, "no ocasionó mayores afectaciones en su estructura".

Dijo que "afortunadamente", el monumento contaba con una estructura (anillos y cables tensores), de lo contrario, habría tenido muchos más daños con el telúrico de magnitud 7.5, con epicentro en Oaxaca.

La funcionaria precisó que en la revisión técnica de las características del suelo, y del Ángel de la Independencia, participan técnicos en estructuras del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Por su parte, el secretario de Obras y Servicios (Sobse) local, Jesús Esteva Medina, recordó que en el proyecto colaboran la UNAM, la Secretaría de Cultura capitalina y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

Para los estudios técnicos se instaló un andamio de 42 metros de altura, además de un sistema de refuerzo temporal y se comenzó con el reemplazo de las placas afectadas, indicó.

Explicó que la estructura presenta agrietamientos en el recubrimiento de la piedra y desajuste de sillares de la columna, debido a los sismos que se han presentado en la capital desde 1957.

El funcionario contó que para determinar la condición metalúrgica de la columna, se hicieron estudios de topografía, composición metalográfica e inspección de ultrasonido, así como medición de las fisuras de la columna.

De igual forma, durante el proceso de reforzamiento se colocaron puntos de control en obeliscos y cantera para monitoreo de movimientos, explicó.

A la fecha se han colocado tabletas de concreto y vigas de acero que sirven como base para 16 tanques de agua con capacidad de 20.000 litros (contrapesos) y cuenta con 78 placas de acero equivalentes a 117,78 metros cuadrados, de las cuales 16 (el 20 %) tienen fisuras o están deformadas por lo que ha sido necesario remplazarlas.

Todo los sismos de gran magnitud que han afectado a la Ciudad de México los ha resentido el Ángel, el primero, el 28 de julio de 1957, provocó la caída de la escultura, una Victoria Alada, y grietas importantes en el anillo de concreto.

Posteriormente, el del 19 septiembre de 1985, de magnitud 8,1, y la réplica del día siguiente produjeron daños en las escalinatas, fracturas y desplazamiento de sillares.

TAGS EN ESTA NOTA: