compartir en:

El hallazgo fue hecho en el centro histórico de la delegación Azcapotzalco

 

Arqueólogas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han descubierto una plataforma doméstica de élite del antiguo barrio de Mexicapan.

Nancy Domínguez, quien junto con la especialista Jazmín Ortiz ha explorado los restos, puntualiza que, salvo algunos daños provocados por construcciones modernas, se encontró la plataforma en buen estado de conservación, y que se trataría de una de las más grandes descubiertas en Azcapotzalco hasta el momento

La plataforma de seis por ocho metros está conformada de un espacio cerrado asociado a un patio, y su sistema constructivo es a base de muros de piedra, con recubrimiento de estuco. 

Hasta el momento, se han registrado dos etapas de edificación de la plataforma. La primera data del posclásico tardío (1350-1519 d.C.) y está formada por un núcleo de cantos rodados recubiertos con piedra laja y estuco, además de que se preservan los pisos. 

La otra etapa la revelan materiales de cerámica de las fases Azteca II (1329 a 1398 d.C.) y III (1300/1400 d.C. hasta el siglo XVI), además de objetos líticos y de hueso. 

Una vez que se registren las estructuras prehispánicas y elementos asociados, los muros de estos serán reforzados para evitar cualquier deterioro a largo plazo y serán recubiertos con un geotextil. 

Desde finales de octubre de 2019, un equipo de la DSA ha sostenido que puede tratarse de un lugar con gran potencial arqueológico, motivo por el cual se ha estado llevando a cabo un proyecto de infraestructura urbana que prevé la reubicación de distintos puestos comerciales.

Las excavaciones se concentran al día de hoy en el área ubicada frente al mercado y la Avenida Jerusalén, donde los habitantes y asiduos de Azcapotzalco se asoman curiosos para ver los restos prehispánicos.

“Este tipo de obras públicas nos permiten recuperar información y contrastarla con la información proporcionada por las fuentes históricas, con el fin de comprender la funcionalidad que tuvieron estos espacios".

Una vez que se registren las estructuras prehispánicas y elementos asociados, los muros serán consolidados para evitar cualquier deterioro a largo plazo y serán recubiertos con un geotextil, sobre el cual se dispondrá un apisonado de tierra y capas de tepetate para una mayor conservación.

Con información de Notimex y del INAH

TAGS EN ESTA NOTA: