compartir en:

Por: Redacción

@DDMexico

El 28 de noviembre, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México dio el banderazo de salida a 228 autobuses de gas natural equipados con cámaras de se seguridad, para modernizar el transporte público en el corredor Izazaga-Tlalpan.

“Estoy seguro que será un cambio que la ciudadanía podrá observar, que podrá reconocer y que al final del día, todos, absolutamente todos los que circulamos en esta ciudad lo vamos a agradecer. El cambio en la movilidad ya no debe detenerse en la Ciudad de México, lo que se ha ganado; disciplina al circularlo es algo que debemos seguir fomentando, es por el beneficio de todas y de todos nosotros. La reducción en accidentes es una constante, debemos de seguir con esta tarea, debemos de seguir alentándola”, señaló el mandatario capitalino.

La intención del Gobierno de la Ciudad de México es agilizar la movilidad en la zona y emitir menos contaminantes, pues los autobuses sustituirán a 882 unidades de 12 ramales que daban servicio en la arteria vial, algunos desde hace más de 30 años.

Pese a los objetivos planteados, el corredor no ha sido lo que se esperaba, pues entre la confusión de los usuarios y la falta de autobuses para poder dar el servicio a las personas se ha convertido en un caos.

De acuerdo con un checador de horarios, hasta le fecha sólo funcionan 150 autobuses nuevos, por lo que las autoridades solicitaron el apoyo del Sistema de Movilidad para poder trasladar a las cerca de 200 mil personas que utilizan dicho transporte.

Un operador del Sistema de Movilidad, lo que antes era el RTP, aseguró a Diario de México que tan sólo de su módulo se trasladaron 20 unidades para apoyar en el nuevo corredor capitalino.

Un día después de su inauguración, usuarios, por medio de las redes sociales, manifestaron su inconformidad, pues aseguraron que tuvieron que esperar cerca de 30 minutos para poder abordar uno de los nuevos autobuses.

Ante los constantes reclamos por la falta de autobuses y la confusión, la Secretaría de Movilidad (Semovi) capitalina realizó un operativo con el objetivo de brindar atención a los usuarios, así como el despliegue de 320 elementos de la dependencia para mejorar y agilizar el servicio.

Previo a dicho operativo, el titular de la Semovi, Carlos Meneses, asistió a la zona junto con el Instituto de verificación Administrativa para supervisar los trabajos del Corredor; en éste, ordenó que las unidades deben pasar cada 3 minutos, con puertas cerradas y haciendo las paradas correspondientes.

“Estamos revisando el servicio que presta el nuevo corredor Izazaga-Tlalpan y nos damos cuenta que los usuarios están adaptándose al servicio sin microbúses”, aseguro el titular de la dependencia.

Por otra parte, el día de ayer los nuevos autobuses del Corredor Izazaga-Tlalpan cargan gas en una estación que funciona en el Centro de Transferencia Modal (Cetram) de manera ilegal, así lo informó Reforma.

De acuerdo con la publicación, esta estación cuenta con una orden pendiente de clausura, pese a que se le ha solicitado al Invea no se ha realizado.

El pasado 16 de noviembre, el secretario de Movilidad, Carlos Meneses, exhortó a las autoridades a que se clausure el predio donde se encuentra esta estación de la empresa Naturale pues al no presentarse un documento con válidez oficial de construcción es considerada como ilegal.

Meneses indicó que pese a que han solicitado información al Gobierno capitalino, Mancera no les ha dado respuesta.

A poco más de una semana que se realizó dicha inauguración del Corredor Izazaga-Tlalpan, los usuarios y operadores del transporte público siguen a la espera de que el servicio se regularice y que las personas puedan acostumbrarse al nuevo sistema de movilidad implementado para agilizar el tránsito en la zona.